Home_PageCannabichChristian Cannabich

 (Alemania, 1731-1798)







1769 - Medea y Jasón -  1º Parte


Biografía:
    Compositor, violinista y director de orquesta alemán, el más prolífico y vigoroso exponente de la llamada Escuela de Mannheim, de capital importancia en el período preclásico. Nacido en la mentada Mannheim, hijo de un instrumentista, fue alumno de Johann Stamitz -a la sazón piedra angular de la Escuela y director de la orquesta de la corte, sobre cuyos presupuestos estéticos trabajarían sus discípulos y/o sucesores- y, desde 1774 hasta su fallecimiento, espléndido director de la orquesta de Mannheim, con una nombradía insólita en la época (incluso Mozart, crítico preclaro en asuntos musicales, elogió su cometido como tal). Figura prominente, Cannabich supone -junto a Carl Stamitz y, en menor medida, Franz Ignaz Beck- la culminación de las conquistas/innovaciones de la Escuela, sobre todo en lo que a la madurez de la sinfonía como forma codificada se refiere: dominio orquestal de los bloques instrumentales, definitiva supresión del bajo continuo en beneficio de la curva melódica, acusado juego de contrastes sonoros (f/p, ‘crescendos’, etc.), reivindicación de los instrumentos de viento -especialmente el clarinete-, utilización de “variantes motívicas” que dotan a la obra de una arquitectura más evolucionada, inclusión del minueto como tercer movimiento de la sinfonía, superación de los rígidos esquemas barrocos en el tratamiento de las emociones, así como una notable influencia de los modelos italianos, entre otros aspectos; ejemplificando estos avances, la extraordinariamente copiosa producción de Cannabich, problemática de contabilizar, es abundante como pocas: cerca de un centenar de sinfonías, conciertos, 12 cuartetos de cuerda, 30 sonatas para violín y piano, otras tantas obras de música de cámara, 40 ballets, una ópera, así como diversas páginas que todavía no han sido exhumadas. Sin embargo, la inventiva musical de Cannabich -como la de los mejores compositores de la Escuela (Johann Stamitz y su hijo Carl, Franz Xaver Richter)- no resiste la comparación con su pulso como director de orquesta: al trabajar sobre modelos estables, el siempre diestro Cannabich participa de la rutina devenida marca de la casa, resultando a este respecto mecánico en su escritura, proclive a ordenar los compases en números pares (2/4, 4/4, etc.); ello explicaría, hasta cierto punto, la escasísima presencia de sus obras en el repertorio actual: apenas una docena de sinfonías más o menos demostrativas y una pequeña porción de obras de música de cámara.  © José Antonio Bielsa


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved