Home_Page HillWalter Hill

 (EEUU, 1942)


Films:









1975 - 33 años
Luchador, El
T.O.: Hard Times
Director: Walter Hill
Música: Barry De Vorzon










1978 - 36 años
The Driver
T.O.: The Driver
Director: Walter Hill
Música: Michael Small










1979 - 37 años
Amos de la noche, Los
T.O.: The Warriors
Director: Walter Hill
Música: Barry De Vorzon










1980 - 38 años
Forajidos de leyenda
T.O.: Long riders
Director: Walter Hill
Música: Ry Cooder










1981 - 39 años
Presa, La
T.O.: Southern Comfort
Director: Walter Hill
Música: Ry Cooder










1982 - 40 años
Límite 48 horas
T.O.: 48 Hrs
Director: Walter Hill
Música: James Horner










1984 - 42 años
Calles de fuego
T.O.: Streets of Fire
Director: Walter Hill
Música: Ry Cooder










1986 - 44 años
Cruce de caminos
T.O.: Crossroads
Director: Walter Hill
Música: Ry Cooder










1987 - 45 años
Traición sin límites
T.O.: Extreme Prejudice
Director: Walter Hill
Música: Jerry Goldsmith










1988 - 46 años
Danko, Calor rojo
T.O.: Red Heat
Director: Walter Hill
Música: James Horner










1989 - 47 años
Johnny, el guapo
T.O.: Johnny Handsome
Director: Walter Hill
Música: Ry Cooder










1990 - 48 años
48 horas más
T.O.: Another 48 Hrs.
Director: Walter Hill
Música: James Horner










1992 - 50 años
Tiempo de los intrusos, El
T.O.: Trespass
Director: Walter Hill
Música: Ry Cooder










1993 - 51 años
Gerónimo
T.O.: Geronimo
Director: Walter Hill
Música: Ry Cooder










1995 - 53 años
Wild Bill
T.O.: Wild Bill
Director: Walter Hill
Música: Van Dyke Parks










1996 - 54 años
Ultimo hombre, El
T.O.: Last man standing
Director: Walter Hill
Música: Ry Cooder










2000 - 58 años
Supernova
T.O.: Supernova
Director: Walter Hill
Música: David Williams










2012 - 70 años
Una bala en la cabeza
T.O.: Bullet To The Head
Director: Walter Hill
Música: Steve Mazzaro




Otros Films:

1985 EL GRAN DESPILFARRO
2002 INVICTO


Biografía:
    Director de cine estadounidense nacido en Long Beach, California. La familia de Hill tuvo mucho contacto con el entorno hispano de California, contacto que se acrecentó cuando se trasladaron a México D.F. siendo el pequeño Walter tan sólo un niño. En la capital mexicana estudió varios años y acudió incluso a las aulas de la Universidad de las Américas hasta 1960. Dos años después se trasladó de nuevo a Estados Unidos y completó su formación en la Universidad Estatal de Michigan. Gran aficionado al cine y a la literatura, pronto puso de manifiesto un talento excepcional en este campo. Empezó a hacer méritos como ayudante de Woody Allen en Toma el dinero y corre (1969), y como guionista de La huida (1972), de Sam Peckinpah, y de El hombre de Mackintosh (1973), de John Huston. Esta convergencia entre lo cinematográfico y lo literario se plasmó en su primer gran éxito como director, Los amos de la noche (1979), cuyo guión, ambientado en el violento mundo de las bandas callejeras de Nueva York, era una adaptación de un texto clásico, la Anábasis, de Jenofonte. Ese mismo año produjo Alien, el octavo pasajero (1979), de Ridley Scott, una de las películas de ciencia-ficción más innovadoras del momento. Frente al fatalismo de sus primeros títulos, Hill se fue acercando a los territorios de la comedia con el policíaco Límite: 48 horas (1982) y con la peripecia musical Calles de fuego (1984). En ambos casos, las referencias al mundo del cómic y el vídeo-clip hacían palpable un constante deseo de actualización por parte del cineasta. Esta capacidad de no quedar estancado le permitió hacer compatibles homenajes al universo de Peckinpah, como Traición sin límites (1987), y filmes comerciales como Danko: Calor rojo (1988), protagonizado por James Belushi y Arnold Schwarzenegger. Sin embargo, los gustos del público cambian, y a finales de los ochenta el éxito crítico y comercial de Hill comenzó a declinar. El mundo ficticio que planteaba en Johnny el guapo (1989) resumía sus inquietudes: violencia, traición y destino como metáfora de lo humano. Pero, por fuerza, esa traslación audiovisual de obsesiones personales acaba agotándose si los medios narrativos no varían, y Johnny el guapo y 48 horas más, fueron tan sólo reiteraciones de planteamientos ya vistos. A partir de este punto de retroceso, Hill se fue refugiando cada vez más en la producción, tanto en cine como en televisión. Con las cuentas bien saneadas por el éxito prolongado de la saga de Alien, el cineasta se unió a sus mejores amigos para producir Cuentos de la cripta (1989), una teleserie de terror planteada como un eco nostálgico de los viejos cómics de la compañía EC, tan exitosos durante los años cincuenta. Bastante olvidado por la crítica, Hill mantiene su prestigio gracias a la inmejorable presentación de sus primeras películas.  © Guzmán Urrero Peña


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved