Home_Page BoetticherBudd Boetticher

 (EEUU, 1916-2001)


Films:









1953 - 37 años
Desertor del Alamo, El
T.O.: The Man from the Alamo
Director: Budd Boetticher
Música: Frank Skinner










1955 - 39 años
Santos el Magnífico
T.O.: The Magnificent Matador
Director: Budd Boetticher
Música: Raoul Kraushaar










1957 - 41 años
Cita en Sundown
T.O.: Decision at Sundown
Director: Budd Boetticher
Música: Heinz Roemheld










1959 - 43 años
Estación Comanche
T.O.: Comanche Station
Director: Budd Boetticher
Música: Mischa Bakaleinikoff










1960 - 44 años
Ley del Hampa, La
T.O.: The Rise and Fall of Legs Diamond
Director: Budd Boetticher
Música: Leonard Rosenman










1969 - 53 años
Un tiempo para morir
T.O.: A Time For Dying
Director: Budd Boetticher
Música: Harry Betts




Otros Films:

1944 ONE MYSTERIOUS NIGHT
1944 THE MISSING JUROR
1945 A GUY, A GAL AND A PAL
1945 ESCAPE IN THE FOG
1945 YOUTH ON TRIAL
1948 BEHIND LOCKED DOORS
1948 SENTENCIADO A MUERTE
1949 BLACK MIDNIGHT
1949 WOLF HUNTERS
1950 KILLER SHARK
1951 THE BULLFIGHTER AND THE LADY
1951 THE CIMARRON KID
1952 BRONCO BUSTER
1952 HORIZONTES DEL OESTE
1952 RED BALL EXPRESS
1952 TRAICION EN FORT KING
1953 AL ESTE DE SUMATRA
1953 CITY BENEATH THE SEA
1953 WINGS OF THE HAWK
1956 EL ASESINO ANDA SUELTO
1956 SEVEN MEN FROM NOW
1957 THE TALL T
1958 BUCHANAN RIDES ALONE
1959 NACIDA EN EL OESTE
1959 RIDE LONESOME
1968 ARRUZA


Biografía:
    Director y guionista de cine estadounidense nacido en Chicago (Illinois), cuyo verdadero nombre era Oscar Boetticher. Después de pasar por la Academia Militar de Culver (Indiana) y la Universidad de Ohio, ofició como jugador de fútbol americano y boxeador antes de partir para México, donde, fascinado por la tauromaquia, se convirtió en un profesional del toreo. Su amor por los toros, a los que dedicó tres películas, le sirvió para principiar en Hollywood, como asesor técnico de Rouben Mamoulian en el “remake” del clásico de Rodolfo Valentino, Sangre y arena (1940). Encajó bien Boetticher en la Columbia, y ésta le ofreció un contrato como ayudante de dirección en próximas producciones, entre ellas, el célebre filme de Charles Vidor Las Modelos (1944) y Los Desesperados (1943), donde conocerá a Randolph Scott y Harry Joe Brown, dos determinantes personajes en su vida. En los años siguientes, firmó una serie de películas de muy bajo presupuesto para diversas compañías, sin dejar entrever nada de otro mundo. Su oportunidad aparece cuando la Republic y John Wayne se interesan por un guión suyo titulado Torero y que más tarde habría de llamarse The Bullfighter and the Lady (1951), con Rober Stack como el americano que va a México para aprender a torear, y Gilbert Roland, el matador/héroe nacional que trata de enseñarle. Boetticher consiguió la única nominación de toda su carrera al mejor guión. Continúa su producción de pequeños filmes de aventuras, westerns, thrillers, entre los que destacan algunos como City Beneath the Sea (1953), con Robert Ryan, Anthony Quinn, Mala Powers y unos coloreados submarinos y exóticos decorados, y los westerns Traición en Fort King (1953), con Rock Hudson, Anthony Quinn y Lee Marvin, en uno de sus primeros papeles, y, sobre todo, El desertor de El Álamo (1953), con un espléndido Glenn Ford, donde los personajes no tienen, quizá, todavía la profunda personalidad de los futuros héroes de la Ranown, pero las escenas de acción poseen ya toda la intensidad de las mejores obras de Boetticher. 1956 es un gran año para Budd Boetticher. La United Artists confía en él para que ponga imágenes a un guión de Harold Medford, titulado El asesino anda suelto, con Joseph Cotten y Rhonda Fleming. Un buen e intenso thriller. Y, acto seguido, es llamado por Randolph Scott para producir Seven Men From Now, el primero de los espléndidos siete western que realizaron juntos. Se viene a denominar ciclo Ranown a las siete pequeñas producciones que, entre 1956 y 1960, Boetticher dirige para Scott. Ranown hace referencia tanto al nombre del actor Randolph Scott como al del productor Harry Joe Brown. En realidad, ambos sólo se encargaron de producir cinco de los siete títulos; el primero, Seven Men From Now, fue pagado por John Wayne, y el sexto, WestBound (1957), lo produjo la Warner. Los demás títulos fueron Los cautivos (1957), Decision at Sundown (1957), Buchanan Rides Alone (1958), Ride Lonesome (1959) y Comanche Station (1960). Lo más extraño de estos westerns, algunos con guión de Burt Kennedy, quizá los mejores, es que prácticamente carecen de acción. Todos poseen un gran número de tiempos muertos. La acción reina, sin embargo, en las mentes de los personajes, del protagonista en pos de venganza por la mujer muerta o a la búsqueda de aquella secuestrada por los indios, o de los secundarios que con él se encuentran, que hablan, hablan mucho, comen, cabalgan, toman café. Los únicos sucesos extraordinarios son producto de la tensión entre los personajes y, naturalmente, el encuentro con los indios o el inevitable duelo final, resuelto a veces de una manera nada convencional. Su carrera sufrió un extraño punto y aparte cuando intentó realizar un documental sobre el torero mexicano Carlos Arruza, que, durante siete años, le hizo pasar por auténticas penalidades, que describe, por cierto, en su libro When in Disgrace. El resultado, Arruza, se estrenó por fin en 1972, más tarde, incluso, que A Time For Dying (1971), su intento de volver a dirigir, de la mano de Audie Murphy, en Hollywood.  © M.C.N.


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved