Home_Page UlmerEdgar G. Ulmer

 (Austria, 1904-1972)


Films:









1934 - 30 años
Satanás
T.O.: The black cat
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Heinz Roemheld
O.M.: Piotr Ilyich Tchaikovsky









1942 - 38 años
Tomorrow We Live
T.O.: Tomorrow We Live
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Leo Erdody










1944 - 40 años
Minstrel Man
T.O.: Minstrel Man
Director: Joseph H. Lewis & Edgar G. Ulmer
Música: Leo Erdody










1945 - 41 años
Extraña ilusión
T.O.: Strange Illusion
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Leo Erdody










1945 - 41 años
Detour
T.O.: Detour
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Leo Erdody










1946 - 42 años
Secreto de su hermana, El
T.O.: El secreto de su hermana
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Hans Sommer










1946 - 42 años
Extraña Mujer, La
T.O.: The Strange Woman
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Carmen Dragon










1947 - 43 años
Carnegie Hall
T.O.: Carnegie Hall
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Charles Previn
O.M.: Frederic Chopin









1948 - 44 años
Traición
T.O.: Ruthless
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Werner Janssen










1949 - 45 años
Piratas de Capri
T.O.: Pirates of Capri
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Nino Rota










1951 - 47 años
Ser del planeta X, El
T.O.: The Man from Planet X
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Charles Koff










1952 - 48 años
Muchachas de Bagdad
T.O.: Babes in Bagdad
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Jesús García Leoz










1955 - 51 años
Murder is my beat
T.O.: Murder is my beat
Director: Edgar G. Ulmer
Música: Albert Glasser










1959 - 55 años
Aníbal
T.O.: Annibale
Director: Edgar G. Ulmer & Carlo Ludovico Bragaglia
Música: Carlo Rustichelli




Otros Films:

1944 BARBAZUL
1954 LA MANZANA DE LA DISCORDIA
1957 LA HIJA DEL MEDICO Y LA BESTIA
1961 LA ATLANTIDA
1964 SIETE CONTRA LA MUERTE


Biografía:
    Director austriaco nacido en Olomouc (Rep. Checa), entonces perteneciente al Imperio Austro-Húngaro. Maldito donde los haya, conquistó Hollywood con una de las mejores películas de terror de la Universal, Satanás (1934), protagonizada por unos inmensos Bela Lugosi y Boris Karloff y rodada en escalofriantes decorados Bauhaus. Fue muy superior a la mayor parte de los míticos filmes góticos de la productora. Ulmer arruinó su carrera al enamorarse de la mujer del productor Max Alexander, sobrino del mismísimo Carl Laemmle (fundador de los estudios Universal). Amores adúlteros que llevaron al divorcio a la esposa de Alexander, Shirley, y a su posterior matrimonio con Ulmer, poniéndole en la lista negra de Hollywood, y condenándole a la Serie B. Después de trabajar con Lang o Murnau, este emigrado judío, se vio abocado a realizar filmes educativos y a tratar de sacar el mayor provecho posible a las ridículas cantidades con que trabajaba, sobre todo, para la productora PRC, paradigma de este tipo de cine. Fue en ella, precisamente, donde consiguió algunos de sus filmes más geniales. Barbazul (1944), protagonizado por John Carradine, para quien siempre fue su película favorita, donde interpretaba el papel de un atormentado y romántico asesino en serie, pintor y titiritero, lo que dio a Ulmer oportunidad de rendir homenaje al arte centroeuropeo de las marionetas. Pero, sobre todo, se consagró con Detour un, precisamente, tour de force de cine negro con apenas dos personajes y tres decorados, que lleva el melodrama noir hasta el paroxismo surrealista y delirante. Se convirtió en pieza clave del género. En algunos momentos, con algo más de presupuesto, Ulmer era capaz de aparentar casi una superproducción, como en La extraña mujer (1946), espléndido vehículo para Hedy Lamarr, melodrama de época, con tintes góticos y noir, que hace pensar tanto en Hitchcock como en las sagas épicas de Scorsese. En otros, con mucho menos presupuesto, conseguía engañar todavía más, haciendo creíble un filme de ciencia-ficción, como El ser del planeta X (1951). Ulmer acabó, como muchos compañeros de viaje, en Europa, dirigiendo filmes de aventuras memorables como La Atlantide (1961). Falleció en 1972 en Woodland Hills, no muy lejos del ingrato Hollywood. Décadas después, este artista íntegro, que se negó a rendir su vida personal o su visión propia a las exigencias de la Fábrica de Sueños, que también lo es de pesadillas, sería reconocido como uno de los grandes del cine “pequeño”.  © Jesús Palacios


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved