Home_Page RobsonMark Robson

 (EEUU, 1913-1978)


Films:









1943 - 30 años
Séptima Víctima, La
T.O.: The Seventh Victim
Director: Mark Robson
Música: Roy Webb










1943 - 30 años
Barco Fantasma, El
T.O.: The Ghost Ship
Director: Mark Robson
Música: Roy Webb










1949 - 36 años
Idolo de Barro, El
T.O.: Champion
Director: Mark Robson
Música: Dimitri Tiomkin










1953 - 40 años
Retorno al paraíso
T.O.: Return to Paradise
Director: Mark Robson
Música: Dimitri Tiomkin










1955 - 42 años
Puentes de Toko-Ri, Los
T.O.: The Bridges at Toko-Ri
Director: Mark Robson
Música: Lyn Murray










1955 - 42 años
Atraco en las Nubes
T.O.: A Prize of Gold
Director: Mark Robson
Música: Malcolm Arnold & Lester Lee










1956 - 43 años
Más Dura Será La Caída
T.O.: The Harder They Fall
Director: Mark Robson
Música: Hugo Friedhofer










1957 - 44 años
Cabaña, La
T.O.: The Little Hut
Director: Mark Robson
Música: Robert Farnon & Peggy Cochrane










1957 - 44 años
Vidas borrascosas
T.O.: Peyton Place
Director: Mark Robson
Música: Franz Waxman










1958 - 45 años
Albergue de la sexta felicidad, El
T.O.: Inn of the sixth happiness
Director: Mark Robson
Música: Malcolm Arnold










1960 - 47 años
Desde la terraza
T.O.: From the terrace
Director: Mark Robson
Música: Elmer Bernstein










1963 - 50 años
Premio, El
T.O.: The Prize
Director: Mark Robson
Música: Jerry Goldsmith










1965 - 52 años
Coronel Von Ryan, El
T.O.: Von Ryan's Express
Director: Mark Robson
Música: Jerry Goldsmith










1974 - 61 años
Terremoto
T.O.: Earthquake
Director: Mark Robson
Música: John Williams










1978 - 65 años
Tren de los espías, El
T.O.: Avalanche Express
Director: Mark Robson & Monte Hellman
Música: Allyn Ferguson
O.M.: Giuseppe Verdi



Otros Films:

1944 YOUTH RUNS WILD
1945 LA ISLA DE LOS MUERTOS
1946 BEDLAM
1949 HOME OF THE BRAVE
1949 MY FOOLISH HEART
1949 ROUGHSHOD
1950 NUBE DE SANGRE
1951 NO QUIERO DECIRTE ADIOS
1954 INFIERNO BAJO CERO
1954 PHFFT!
1955 LA FURIA DE LOS JUSTOS
1962 NUEVE HORAS DE TERROR
1966 MANDO PERDIDO
1967 EL VALLE DE LAS MUÑECAS
1969 SHOCK
1971 HAPPY BIRTHDAY, WANDA JUNE
1972 AMORES QUE ESPERAN


Biografía:
    Director estadounidense, nacido en Montreal (Canadá). Calificado por algún crítico como el talento más superficial que surgió del círculo de Orson Welles". En ese grupo que se formó alrededor del Welles en la RKO estaban hombres como Robert Aldrich o Robert Wise. En sujs comienzos trabajó en la RKO, donde desempeñó diversas funciones en filmoteca y laboratorio hasta que, al fin, se instaló en la sala de montaje, como ayudante de Aldrich y Wise. Gracias a ello, tuvo la oportunidad de participar en el montaje (aunque no aparece acreditado) de la obra maestra de Welles, Ciudadano Kane (1941) y responsabilizarse de otros dos films wellesianos, El cuarto mandamiento (1942) y Estambul (1942), película que finalizó y acabó firmando Norman Foster. Pero fue su encuentro con el productor Val Lewton, muy activo en aquella época como creador y animador de magníficas películas de serie B en los estudios de RKO, lo que determinó el rumbo posterior de Mark Robson. La Séptima Víctima (1943) fue la primera película de su carrera, a la que siguieron otros títulos estimables, que establecieron su reputación profesional. El productor y director Stanley Kramer, que se estaba imponiendo como independiente, rebelde y comprometido, le encargó la realización de dos películas que significarían su reconocimiento por parte de la crítica: El ídolo de barro (1949) y Home of the Brave (1949). Esta última se atrevía a introducir el tema del racismo en el cine estadounidense. Para el productor Samuel Goldwyn, rodó tres películas: My Foolish Heart (1949), Nube de sangre (1950) y No quiero decirte adiós (1951). Establecido ya como un director que había obtenido algunos títulos de éxito o que había sido reconocido por ciertos sectores de la crítica, Mark Robson se convirtió en productor de sus propias obras, a partir de la década de los cincuenta.

Buscó entonces asuntos que, en principio, pudieran atraer la atención de la taquilla: los sugestivos paisajes de las islas del Pacífico en un relato de aventuras conducido por Gary Cooper (Retorno al paraíso, 1953), la comedia de sugerencias sexuales presuntamente atrevidas, con un triángulo formado por Ava Gardner, David Niven y Stewart Granger (La cabaña, 1957), el drama de asunto social y de crítica del arribismo en las intensas interpretaciones del matrimonio Paul Newman-Joan Woodward (Desde la terraza, 1960), o el turbulento alegato anti-nazi que supuso la película que encargó dirigir a otro colega, El inspector (1962), de Philip Dunne, con Stephen Boyd. Alcanzaría, al fin, la consagración comercial rotunda con títulos de muy distinta calidad y de diversa temática, Los puentes de Toko-Ri (1955), aparatoso espectáculo bélico aderezado con torrenciales escenas de amor entre Grace Kelly y William Holden; Más dura será la caída (1956), convincente y sórdido film boxístico, destacable además por ser la última aparición ante las cámaras de Humphrey Bogart; y, sobre todo, Vidas borrascosas (1957), suntuoso y barroco folletín en el que Lana Turner se movía a sus anchas y que generó uno de los más largos culebrones de la televisión estadounidense de la década de los sesenta. Instalado en la senda de los éxitos seguros, Mark Robson continuó fabricando títulos de dudosa calidad, pero de calculada efectividad: las intrigas criminales que pueden derivarse de la concesión de un galardón tan prestigioso como el Nobel, El premio (1963); el tratamiento espectacular de otro relato ambientado en la Segunda Guerra Mundial: El coronel von Ryan (1965); y otra vuelta de tuerca al filón del folletín excesivo, esta vez según un best-seller de Jacqueline Susan, popularísimo en la época, El valle de las muñecas (1967). Pese a su indudable acierto en la taquilla, Mark Robson prefirió espaciar su actividad como productor, o quizá se estaba preparando para un regreso espectacular. De hecho, en 1974 se asoció con su viejo compañero de los comienzos en la RKO, Robert Wise, para llevar a cabo una de las películas más espectaculares, costosas y de mayor rendimiento de los años setenta: Terremoto (1974), pionera de los films catastrofistas que como una avalancha imparable se han producido a partir de entonces. Su última película fue otra historia de intriga y acción situada en plena guerra fría, El tren de los espías (1978): tras rodar los exteriores en Italia, regresó a Londres para filmar los interiores y proseguir con el montaje, cuando le sorprendió la muerte. Monte Hellman se encargó de finalizar la tarea.  © J. García de Dueñas


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved