Home_Page BrownClarence Brown

 (EEUU, 1890-1987)


Films:









1931 - 41 años
Amor en Venta
T.O.: Possessed
Director: Clarence Brown
Música: Charles Maxwell










1935 - 45 años
Ana Karenina
T.O.: Anna Karenina
Director: Clarence Brown
Música: Herbert Stothart










1936 - 46 años
Entre Esposa y Secretaria
T.O.: Wife vs. Secretary
Director: Clarence Brown
Música: Edward Ward










1937 - 47 años
Maria Walewska
T.O.: Conquest
Director: Clarence Brown
Música: Herbert Stothart










1939 - 49 años
Vinieron las Lluvias
T.O.: The Rains Came
Director: Clarence Brown
Música: Alfred Newman










1940 - 50 años
Edison, el Hombre
T.O.: Edison, the Man
Director: Clarence Brown
Música: Herbert Stothart










1943 - 53 años
Comedia Humana, La
T.O.: The Human Comedy
Director: Clarence Brown
Música: Herbert Stothart










1944 - 54 años
Rocas Blancas de Dover, Las
T.O.: The White Cliffs of Dover
Director: Clarence Brown
Música: Herbert Stothart










1945 - 55 años
Fuego de Juventud
T.O.: National Velvet
Director: Clarence Brown
Música: Herbert Stothart




Otros Films:

1925 EL AGUILA NEGRA
1926 KIKI
1929 CORAZON DE MARINO
1929 EL PODER DE LA MUJER
1929 LA SENDA DEL 98
1930 ANA CHRISTIE
1930 ROMANCE
1931 ALMA LIBRE
1931 INSPIRACION
1932 CANCION DE ORIENTE
1932 EMMA
1932 LETTY LYNTON
1933 EL FUTURO ES NUESTRO
1933 VUELO NOCTURNO
1934 ASI AMA LA MUJER
1934 ENCADENADA
1935 AYER COMO HOY
1936 THE GORGEOUS HUSSY
1938 OF HUMAN HEARTS
1939 IDIOT'S DELIGHT
1941 NO PUEDO VIVIR SIN TI
1941 THEY MET IN BOMBAY
1946 EL DESPERTAR
1947 PASION INMORTAL
1949 INTRUDER IN THE DUST
1950 INDIANAPOLIS
1951 ANGELS IN THE OUTFIELD
1951 WHEN IN ROME
1952 LA NAVE DEL DESTINO


Biografía:
    Director de cine estadounidense, nacido en Clinton (Massachusets). Clarence Brown fue el hombre tranquilo de voz queda que cautivó al magnate más poderoso de Hollywood y a las actrices más privilegiadas de la época. Sus primeros pasos se encaminaron, sin embargo, hacia otra industria, completamente opuesta pero igual de aventurera. Brown se graduó en la Universidad de Tenessee en 1910 como ingeniero técnico y comenzó a trabajar en lo que parecía que iba a ser su profesión de por vida, la industria automovilística y aeronáutica. Pero en los cinco años siguientes un acontecimiento cambió su vida. Con la llegada de los "penny-arcade" (locales en donde había kinetoscopios de Edison) un mundo nuevo de posibilidades se abrió ante los ojos de Brown y se adentró en él sin vacilar. Deja de pilotar aviones de transporte y vendió su empresa, la Brown Motor Company para convertirse en ayudante y montador de Maurice Tourneur, que era lo mejor que podía pasarle a alguien que comenzara en la industria en aquel momento. En 1920 dirigieron ya juntos algunas películas, como El último mohicano o The Foolish Matrons, y a partir de ahí, y durante los siguientes cinco años, Brown fue perfeccionando su técnica y aprendiendo de Tourneur dos cosas fundamentales: el sentido estético y cómo crear una estructura romántica. Pero fue sobre todo a causa de dos títulos -El águila negra (1925), con Rodolfo Valentino y Kiki (1926), con Norma Talmadge- por lo que Brown llamó la atención del estudio que se iba a convertir en su hogar para el resto de su carrera: la Metro Goldwyn Mayer. La Metro contrató a Brown en 1926 y pronto tuvieron ocasión de comprobar que no sólo era un técnico competente, sino también un diplomático que no tenía precio a la hora de tratar con las grandes estrellas. Una de ellas, Greta Garbo, se benefició especialmente de su amabilidad y su talento. Su colaboración cinematográfica iba a ser una de las más interesantes del Hollywood de la época. El demonio y la carne (1926) fue la primera película que interpretó al lado de John Gilbert y fue tal el éxito y la popularidad que la actriz alcanzó -a partir de entonces se la llamó “la divina”- que pudo renegociar su contrato con la MGM. Pero además fue el comienzo de su idilio con Gilbert y una fructuosa colaboración profesional. Con Greta Garbo, Brown ganó el León de Oro en la Mostra de Venecia de 1935 por la película Ana Karenina. Louis B. Mayer apreció desde un principio la lealtad de Brown y su capacidad para producir películas. Cuando en 1936 Irving Thalberg falleció, Mayer pidió a Brown que fuera el artífice de las películas que a él le gustaba ver: las que defendían los valores hogareños. Así se sucedieron una serie de títulos de éxito que llevaban la marca conjunta de Mayer y Brown, y por tanto, del estudio. Edison, el hombre (1940), con un guión que fue nominado al Oscar; La comedia humana (1943), que era la película favorita de Mayer y sí conseguiría el Oscar al mejor guión, además de otras nominaciones; National Velvet (1944) y El despertar (1946), fueron quizá los títulos más emblemáticos de este cine que tanto agradaba a Mayer y que además proporcionaba numerosos premios y nominaciones; es decir, prestigio para el estudio. Después de 1947 Brown sólo se ocupó de unos cinco títulos más, bien como productor o como director. Se había labrado una reputación como mago del género romántico y decidió hacer Intruder in the Dust (1950), basada en la novela de William Faulkner. Con esta película Brown quiso contribuir al ambiente social y político que se respiraba entonces y rescatar algunas directrices que habían prevalecido después de la Segunda Guerra Mundial: el realismo y la reflexión. Tras su última película, La aventura del Plymouth (1952), Brown vivió muchos años más en un tranquilo retiro, apartado voluntariamente del Hollywood que tanto trabajo le había dado. La mayoría de las películas que dirigió estaban basadas en novelas u obras de teatro, incluso poemas. No sólo Anna Karenina ha sido llevada al cine en más ocasiones después de su versión. Otras películas suyas tendrían, muchos años después, un remake.  © Cristina Manzano Espinosa

Galardones:
1 Venecia Ana Karenina, 1935


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved