Home_Page FarrowJohn Farrow

 (Australia, 1904-1963)


Films:









1942 - 38 años
Ataque al Amanecer
T.O.: Commandos Strike at Dawn
Director: John Farrow
Música: Louis Gruenberg










1948 - 44 años
Reloj Asesino, El
T.O.: The Big Clock
Director: John Farrow
Música: Victor Young










1950 - 46 años
Donde habita el peligro
T.O.: Where Danger Lives
Director: John Farrow
Música: Roy Webb










1950 - 46 años
Desfiladero del cobre, El
T.O.: Copper Canyon
Director: John Farrow
Música: Daniele Amfitheatrof










1951 - 47 años
Fronteras del crimen, Las
T.O.: His Kind of Woman
Director: John Farrow
Música: Leigh Harline










1953 - 49 años
Hondo
T.O.: Hondo
Director: John Farrow
Música: Hugo Friedhofer










1955 - 51 años
Zorro de los Océanos, El
T.O.: The Sea Chase
Director: John Farrow
Música: Roy Webb










1959 - 55 años
Capitán Jones
T.O.: John Paul Jones
Director: John Farrow
Música: Max Steiner




Otros Films:

1937 WEST OF SHANGHAI
1940 A BILL OF DIVORCEMENT
1942 WAKE ISLAND
1946 CALIFORNIA
1947 BLAZE AT NOON
1949 RED,HOT AND BLUE
1951 SUBMARINE COMMAND
1953 PLUNDER OF THE SUN
1953 UNA VIDA POR OTRA
1954 UNA BALA EN EL CAMINO


Biografía:
    Director, guionista, productor y novelista de cine australiano nacionalizado estadounidense nacido en Sydney. Polifacético caballero del siglo XX, John Farrow trabajaba en la Marina, como investigador e historiador, donde escribía pequeñas historias y obras de teatro, cuando fue llamado por Hollywood a finales de los años 20 para participar en calidad de consejero de secuencias marinas. Ya entonces se dieron cuenta en los estudios del talento de Farrow para escribir historias, por lo que fue contratado rápidamente para participar en películas como El último pagano (1935) o La fuga de Tarzán (1936), donde seguramente conocería a la que habría de ser su esposa hasta la muerte, la actriz Maureen O’Sullivan. Su debut como director llegó en 1937 con un filme, West of Shanghai, que poco tiene que ofrecer sino la aparición, siempre interesante, de Boris Karloff. Los siguientes años realizó productos de serie B, a los que dotaba de rapidez argumentativa, economía de medios y una sabia utilización del siempre difícil arte del plano secuencia, algo que siguió cultivando el resto de su carrera. Tomó parte en la Segunda Guerra Mundial, como teniente en jefe de la Marina Británica y Canadiense, hasta que es herido al poco de haber comenzado el conflicto, motivo suficiente para que sea declarado inválido. Su talento, curiosamente, siempre se decantó en los trillados espacios bélicos. Fue nominado al Oscar, como mejor director, por una excelente película de guerra, Wake Island (1942), filme duro, perfectamente rodado, poco original si se quiere pero efectivo en sus planteamientos, donde el gran escritor y guionista W. R. Burnett firmaba un estupendo guión (también nominado al Oscar) y Hans Dreier unos impresionantes decorados en interiores. A partir del inesperado éxito que consigue la película, a Farrow le lloverán propuestas de filmes con grandes presupuestos. Así, con más dinero, demuestra su talla con un thriller, devenido un clásico, El reloj asesino (1948), en torno a un crimen cometido por el presidente de una revista (Charles Laughton) y a la inmediata limpieza de pruebas realizada por el editor de la misma publicación (Ray Milland). Magistral adaptación de John Latimer sobre la novela de Kenneth Fearing que fue objeto de un remake en 1987 por Roger Donaldson bajo el título de No hay salida.

Se dio, también, un par de sonoras cabalgadas por dos excelentes westerns. En 1946 dirige California, con Ray Milland y una rubísima Barbara Stanwyck, en una historia de buscadores de oro y desertores del ejército, cuyo argumento puede parece convencional, pero que eleva su calidad gracias, por un lado, a las magníficas interpretaciones de su pareja protagonista y, por otro, al buen hacer de John Farrow. Y en 1953, se encarga del excelente Hondo, con el gran John Wayne en plan vaquero que se va a vivir con la hermosa Geraldine Page y su hijo al salvaje y abierto Oeste. John Latimer le escribe dos excelentes guiones, a los que John Farrow saca el mejor partido posible. La primera es una buena historia de misterio, Mil ojos tiene la noche (1948). Y, después, se mete en los ambientes fantásticos con Alias Nick Beal (1949), un curioso producto, con Ray Milland en el papel de Diablo, que John Farrow sabe llevar a los registros del melodrama. En 1955, lleva a la pantalla una adaptación de una novela de Andrew Geer, en torno a un oficial nazi que embarca, con identidad falsa, en un buque aliado. Interpretada por John Wayne y una glamurosa Lana Turner, lo cierto es que Farrow realizó un magnífico trabajo en esta aventura bélica. Un año después, gana el Oscar, junto a John Poe y S.J. Perelman, al mejor guión por la muy premiada La vuelta al mundo en ochenta días (1956), si bien no se encontraba acreditado en ella. En los últimos años de su vida, John Farrow se convierte al catolicismo, escribe un estupendo estudio sobre el papado a través de los tiempos y una fiable biografía de Tomás Moro, al igual que otras muchas novelas y libros sobre diversos ensayos. Fruto de su matrimonio con Maureen O’Sullivan, nacen las también actrices Mia y Tisa Farrow.  © Juan Carlos Paredes


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved