Home_Page DelvauxAndré Delvaux

 (Bélgica, 1926-2002)


Films:









1965 - 39 años
Hombre del Craneo Rasurado, El
T.O.: De man die zijn haar kort liet knippen
Director: André Delvaux
Música: Frédéric Devreese










1968 - 42 años
Una Noche, Un Tren
T.O.: Un Soir, Un Train
Director: André Delvaux
Música: Frédéric Devreese










1971 - 45 años
Rendez-vous à Bray
T.O.: Rendez-vous à Bray
Director: André Delvaux
Música: Frédéric Devreese










1973 - 47 años
Belle
T.O.: Belle
Director: André Delvaux
Música: Frédéric Devreese










1983 - 57 años
Benvenuta
T.O.: Benvenuta
Director: André Delvaux
Música: Frédéric Devreese










1988 - 62 años
Opera al nero
T.O.: Opera al nero
Director: André Delvaux
Música: Frédéric Devreese




Otros Films:

1978 MUJER ENTRE PERRO Y LOBO
1986 BABEL OPERA


Biografía:
    Director de cine belga, nacido Lovaina. Su irrupción en el cine es lenta, aunque espectacular. De hecho su primer largometraje, El hombre del cráneo rasurado (1965), lo rueda con casi cuarenta años, una vez se ha licenciado en Derecho y Filología Germánica por la Universidad de Lovaina y tras cursar estudios de piano en el Conservatorio Real de Bruselas. Lingüística y música se convertirán en influencias visibles sobre su cine, en el que se alude de manera constante a la ópera o a complejas teorías gramaticales. Profesor de Literatura Flamenca y, a la vez, de Arte Cinematográfico en la Escuela Estatal de Cine de Bélgica (INSAS), fue un importante ensayista de estética. Muestra de ello es que incluso varios de sus filmes los concibió como demostración práctica de alguna de sus teorías en torno a la imagen y el sonido. Entre 1960 y 1966 realizó programas culturales para la televisión, entre los que se cuentan series sobre cineastas como Jean Renoir o Federico Fellini. Pero su salto definitivo al cine se produce con la mítica El hombre del cráneo rasurado, una de las cintas más singulares de la década de los sesenta. Adaptación de la obra literaria vanguardista de Johan Daisne, muestra el monólogo de un esquizofrénico rompiendo con los nexos tradicionales de la gramática audiovisual y recurriendo a la elipsis. El éxito crítico de este filme le permite rodar posteriormente Una noche, un tren (1968), con el que se asienta de modo definitivo en el firmamento de los grandes creadores europeos. En este filme se crea un espacio y un tiempo particulares, llenos de gran densidad poética, línea que más tarde desarrollará en la romántica Encuentro en Bray (1971). Belle (1973) marca un punto de inflexión en su carrera, puesto que a los signos estilísticos habituales une aspectos de intriga policiaca. Ahora bien, y como no podía ser menos en un cineasta arriesgado, lo aborda desde el interior del protagonista y sus fluctuantes estados de ánimo. Mujer entre perro y lobo (1978), en cambio, muestra a un Delvaux más accesible, a través de la historia de una mujer atrapada entre el rechazo a su marido, un pianista de ideología nazi, y a su amante, que pertenece a la resistencia belga. Tras un tiempo apartado del cine de ficción, retorna con escaso eco en Benvenuta (1983). Pero cuando su antiguo esplendor amenazaba con marchitarse, André Delvaux filmaría Babel Opera (1986), gracias al mecenazgo de la Lotería Nacional de Bélgica, que festejaba de este modo peculiar su 50 aniversario. Con plena libertad para elegir el tema y su enfoque, Delvaux elabora un largometraje cuyo argumento (unos cantantes que ensayan una ópera de Mozart y empiezan a comportarse en la vida cotidiana igual que sus personajes de ficción) es una mera excusa para reflexionar sobre Bélgica, país en el que conviven distintas lenguas. Máxima figura durante décadas del cine belga, André Delvaux gozó desde su debut de un enorme prestigio internacional entre la crítica. Su estilo narrativo austero ha influido en numerosos cineastas europeos, que se han sentido fascinados por el realismo mágico que emanan sus películas, donde se mezcla con habilidad el tiempo pasado y el presente, o elementos reales con fantásticos. El rigor de sus propuestas le llevaba a tomarse mucho tiempo entre proyectos, y de ahí que en treinta años como director de largometrajes su filmografía apenas haya alcanzado la decena de títulos. Falleció de forma repentina de un ataque al corazón cuando participaba en el Encuentro Mundial de las Artes, celebrado en Valencia en el otoño de 2002.  © L.F.C.


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved