Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Donativos E-Mail E-mail   Colaboraciones Textos   Disclaimer Disclaimer  
        
  : : : : : Hipólito Yrigoyen : : : : :
  Hipólito Yrigoyen

   (Argentina, 1852-1933)
Yrigoyen
  Político argentino, presidente de la República (1916-1922; 1928-1930). Nació en Buenos Aires. Aunque no completó sus estudios de Derecho, que inició en la Universidad Nacional de Buenos Aires, trabajó en el gabinete jurídico de su tío materno, Leandro Nicéforo Alem, y de Aristóbulo del Valle. Comisario de policía en un distrito bonaerense desde 1872 hasta 1877, a partir de 1881 ejerció como maestro de escuela. Un año antes, había sido elegido diputado por vez primera; militaba entonces en el Partido Republicano, en cuya fundación había participado con su tío y con Del Valle ocho años antes, después de haber ingresado muy joven en la actividad política como miembro del Partido Autonomista de Adolfo Alsina. Tras haber colaborado con Alem en la agitación política que acabó, en 1890, con la presidencia de Miguel Juárez Celman, se convirtió en jefe de policía de la capital argentina. En 1896, tras el fallecimiento de Alem, pasó a ser el líder de la Unión Cívica Radical (UCR), partido en cuya definitiva fundación también había intervenido con aquel en 1891, después de que surgiera como una de las escisiones de la primigenia Unión Cívica, y de cuya sección de Buenos Aires era presidente desde 1893. La UCR llevaría su sello personal durante las siguientes cuatro décadas. No sólo renunció a los cargos que entre 1890 y 1895 le ofrecieron los presidentes conservadores Carlos Pellegrini y Luis Sáenz Peña, sino que su partido encabezó, en 1893 y 1905, auténticas insurrecciones armadas contra el régimen de la denominada República Conservadora. Como consecuencia de su implicación en el levantamiento de 1905, perdió su trabajo como maestro. Yrigoyen combatió la corrupción electoral, boicoteando todas las elecciones hasta que, en 1912, durante la presidencia de Roque Sáenz Peña, logró que se aprobara una ley de reforma electoral que concedía el sufragio universal masculino, secreto y obligatorio. Cuatro años más tarde, en 1916, fue elegido presidente de la República. Su llegada al poder, basada en un programa que promovía el simple cumplimiento de la Constitución, ponía fin a la denominada República Conservadora, que había dado comienzo en 1880. Yrigoyen adquirió especial popularidad entre la clase media, que por primera vez se sentía integrada en el proceso político. Sin contar con mayoría en el Congreso Nacional ni en los gobiernos provinciales, con amplio dominio conservador en ambos casos, mantuvo a Argentina neutral durante la I Guerra Mundial, que había estallado en 1914. Continuaba así la política presidencial anterior y permitía con ello que el país se beneficiara de los altos precios de la carne de vacuno en el mercado mundial, convirtiéndose definitivamente, y por muchos años, en un país rico. No obstante, y pese a la aprobación de una serie de leyes laborales, en esos años también tuvieron lugar los sucesos de la que fue llamada Semana Trágica, acaecidos en enero de 1919 en las ciudades de Buenos Aires y de Córdoba; la violencia desencadenada entre huelguistas y agentes provocadores contratados por los empresarios o por la propia represión del Ejército se saldó con un trágico balance final de casi 2.000 personas muertas. En el plano internacional, tras haberlo incorporado a la misma en 1919 como miembro fundador, retiró a su país en 1921 de la Sociedad de Naciones, por entender que este organismo internacional desoía constantemente sus propuestas, especialmente las que se referían a la admisión en ella de Austria y de Alemania. En 1922, finalizado su mandato, y sin poder optar por prescripción constitucional a la reelección, le sucedió su correligionario Marcelo Torcuato de Alvear, principal dirigente de la facción llamada antipersonalista, opuesta a la política del propio Yrigoyen. Fue nuevamente elegido presidente en 1928, con un amplio margen, alcanzó el 57,4% de los sufragios, y derrotando a quien encabezaba la tendencia antipersonalista de su partido, Leopoldo Melo. Durante esta segunda presidencia, que dio comienzo el 12 de octubre de ese año, su incapacidad para hacer frente a la crisis provocada por la Gran Depresión acabó con su derrocamiento. Este se produjo tras un golpe de Estado militar que triunfó el 6 de septiembre de 1930; el general José Félix Uriburu accedió a la presidencia y se estableció una dictadura favorable a la oligarquía conservadora. Se interrumpía así el ciclo democrático iniciado con la promulgación de la Constitución de 1853. Después de ser depuesto, Yrigoyen fue confinado en la isla Martín García, en el estuario del Río de la Plata. Regresó a Buenos Aires poco antes de su fallecimiento, que tuvo lugar el 3 de julio de 1933, luego de aceptar finalmente la absolución que le ofrecía el régimen dictatorial y que previamente había rechazado.  © M.E.

Textos:


Mi vida y mi doctrina (fragmento)
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved