Home | Literatura | Arte | Música | Arquitectura | Cine | Premios | Barcelona E-Mail E-mail   Colaboraciones Textos   Disclaimer Disclaimer  
        
  : : : : : Geoffrey Chaucer : : : : :
    Geoffrey Chaucer

       (Gran Bretaña, 1340-1400)
Chaucer
  Poeta inglés, uno de los más sobresalientes de su país, cuya obra maestra, Los cuentos de Canterbury, resultó crucial para el posterior desarrollo de la literatura inglesa. Se conoce su vida a través de documentos relacionados con su carrera como funcionario de la corte de los reyes Eduardo III y Ricardo II. Hijo de un próspero comerciante de vinos londinense, debió asistir a la escuela de gramática latina de la catedral de San Pablo, y quizá estudió leyes en Inns of Court. En 1357 era paje de la condesa del Ulster, Isabel, esposa del príncipe Lionel, tercer hijo de Eduardo III, lo cual le permitió, probablemente, aprender los modales de la corte y el uso de las armas y, hacia 1367, era escudero del rey Eduardo. Hacia 1366 se casó con Philippa Roet, dama de compañía de la reina, y más tarde al servicio de Juan de Gante, duque de Lancaster y cuarto hijo del rey Eduardo. Chaucer trabajó, entre 1374 y 1386 como inspector de aduanas para la ciudad de Londres y como funcionario responsable de los palacios y parques reales entre 1389 y 1391. Hacia 1386 se trasladó a una residencia en el campo, probablemente en Greenwich y, más adelante, se instaló en la región de Kent donde, en 1386, era juez de paz y miembro del Parlamento. Viajó al frente de numerosas misiones diplomáticas a Francia, España e Italia, en los años 1372, 1373 y 1378, lo cual le permitió entrar en contacto con las obras de Dante, Petrarca y Boccaccio (escritor que influyó notablemente en sus posteriores obras). En el último año de su vida, alquiló una casa en las cercanías de la abadía de Westminster, y se le concedió el gran honor de ser enterrado en la abadía, en lo que a partir de entonces se denominaría la zona de los poetas.

Durante toda su vida escribió y leyó sus obras para un selecto público de cortesanos y oficiales entre los cuales, sin duda, debió encontrarse algún miembro de la familia real. La cultura de la aristocracia inglesa del momento era aún predominantemente afrancesada, por lo que en las primeras obras de Chaucer se puede rastrear la influencia de poetas franceses de moda en la época, como Guillaume de Machaut y Jean Froissart, así como del gran drama alegórico del siglo XIII Le roman de la rose, obra de los poetas franceses Guillaume de Lorris y Jean de Meun, obras cuyo tema común era el del amor cortés. El autor inglés aseguraba haber traducido Le roman de la rose pero, si ello fue cierto, hasta nosotros han llegado sólo algunos fragmentos sueltos. Su primera obra propia fue El libro de la duquesa, una elegía escrita para Juan de Gante con ocasión de la muerte, en 1369, de su primera esposa, Blanche, protagonista indirecta del poema, pues en ella el poeta se encuentra con un apenado Caballero negro (Gaunt), que le hace un conmovedor relato de su amor y su tristeza por la pérdida de su "hada madrina blanca" (Blanche). Del mismo modo que en este poema se notan influencias del poeta latino clásico Ovidio y de la poesía francesa contemporánea, La casa de la fama y El parlamento de las aves, dos poemas relacionados también con los sueños, muestran la influencia de Dante y de Giovanni Boccaccio. El inconcluso La casa de la fama, un poema de más de 2.000 versos, refiere, en tono humorístico, un frustrante viaje del poeta a lomos de un águila dorada (idea que proviene de Dante) rumbo al palacio de la diosa Fama, mientras que en El parlamento de las aves, el poeta es testigo de un infructuoso debate sobre el amor, que tiene lugar entre distintas especies de aves. Estos tres poemas oníricos, escritos aproximadamente entre 1373 y 1385, contienen una curiosa mezcla de comedia y seria especulación sobre la enigmática naturaleza del amor.
En este periodo, el poeta también tradujo y adaptó obras religiosas, históricas y filosóficas, como una vida de Santa Catalina, una serie de dramas medievales, breves vidas de personas desfavorecidas por la fortuna y una traducción de De consolatione philosophiae, escrita por el poeta latino clásico Boecio para proclamar su fe en la justicia divina y en la Providencia, que influyó profundamente en sus obras Troilo y Crésida (1385) y El cuento del caballero, adaptaciones de cuentos de Boccaccio. Troilo y Crésida, un poema de más de 8.000 versos, es su obra más importante tras Los cuentos de Canterbury. Narra la historia de un amor trágico del príncipe troyano Troilo, que consigue a Crésida ayudado por las maquinaciones de un amigo íntimo, su tío Pándaro, y la pierde ante el guerrero griego Diomedes. La historia de amor se convierte, pues, en una profunda tragedia medieval, que tiene como tema central el sentimiento de que la persecución de los transitorios ideales terrenales se convierte en algo insignificante comparado con el eterno amor de Dios. El poema termina con una solemne advertencia del autor a los jóvenes para que rechacen los vanos amores terrenales y vuelvan sus corazones hacia Dios. Los personajes de este extenso poema son tan complejos, desde un punto de vista psicológico, que se ha llegado a considerar como la primera novela moderna. Más adelante, en el prólogo de La leyenda de las mujeres de bien (1386), otra visión onírica, el dios del amor acusa al poeta de herejía por haber escrito acerca de la infiel Crésida, y le impone el castigo de escribir las vidas de las mártires de Cupido, es decir, las mujeres fieles que murieron por amor. Tras completar ocho de estas leyendas, el poeta debió de abandonar el proyecto pues, hacia 1387, ya estaba trabajando en su obra maestra.

Los Cuentos de Canterbury es una colección de historias cuyo trasfondo lo constituye una peregrinación a la catedral de Canterbury, donde se encuentra la tumba de santo Tomás Becket. El poeta se une a un grupo de peregrinos, vívidamente descritos en el prólogo general, que se alojan en la Tabard Inn (Southwark) para viajar después a Canterbury. Entre ellos hay todo tipo de personajes de muy distinta extracción social, desde un caballero hasta un humilde labrador, y componen un microcosmos de la sociedad inglesa del siglo XIV. El anfitrión propone que, para matar el tiempo, los peregrinos cuenten historias, de modo que cada uno de los aproximadamente 30 personajes (no se llega a conocer con exactitud el número) contará cuatro cuentos. Esta estructura posibilitó al autor el utilizar distintos géneros literarios: vidas de santos, cuentos alegóricos y romances corteses, o mezclas de ellos. El proyecto no llegó a su fin, pues Chaucer sólo pudo escribir 22 cuentos en verso y dos en prosa, más o menos la cuarta parte de lo que había planeado, y eso contando con que algunos de ellos, al parecer, ya los había escrito. La parte que logró completar se compone de unos 18.000 versos, separados en grupos de uno o más cuentos por breves notas introductorias. Entre ellos se encuentran ejemplos de casi todas las historias medievales, aunque la genialidad del autor consistió, sobre todo, en la trama de unión que creó entre los cuentos y la historia. Chaucer extendió enormemente el prestigio del inglés como lengua literaria. En el renacimiento fue considerado como el Homero inglés y Edmund Spenser le alabó como su maestro, además muchas de las obras de William Shakespeare muestran la asimilación por parte del gran autor teatral del lado más cómico de las obras de Chaucer. John Dryden, que modernizó muchos de Los cuentos de Canterbury, denominó a Chaucer ‘padre de la poesía inglesa’.  © M.E.

Textos:


Cuento del caballero (fragmento)
Cuento del mercader (fragmento)
Cuento del monje (fragmento)
Los Cuentos de Canterbury - Cuento del criado del canónigo (fragmento)

Web Recomendada:


geoffreychaucer.org
copyright © 1998-2013, epdlp All rights reserved