Home_PageKorovinKonstantin Korovin

 (Rusia, 1861-1939)











1888 - 27 años
En una mesa de té
Óleo sobre lienzo.
Colección particular
60 x 48 cm.










1914 - 53 años
Puente Moskvoretsky
Óleo sobre lienzo.
State Historical Museum. Moscú
104 x 134 cm.










1914 - 53 años
Gurzuf
Óleo sobre lienzo.
Colección particular
89 x 121 cm.










1915 - 54 años
Gurzuf II
Óleo sobre lienzo.
Yekaterinburg Museum
74 x 93 cm.



Biografía:
    Pintor ruso nacido en Moscú. Su hermano Serguei Korovin fue un notable pintor realista, y un tío suyo Ilarión Pryanishnikov, un destacado pintor de la época y maestro en la Escuela de Moscú de Pintura, Escultura y Arquitectura. Ingresó como alumno en la Escuela de Arte de Moscú en 1875, en la que tuvo como maestros a Vasili Perov y Alexei Savrasov; durante su estancia en la Academia hizo una gran amistad que duraría toda la vida con ambos. El amor al pueblo ruso se refleja en su pintura, como puede observarse en uno de sus mejores cuadros, Un idilio nórdico. En 1885 trabajó para la Ópera de Mamontov, siendo el autor de los diseños de Aida, de Verdi, Lakmé de Delibes y Carmen de Bizet. En 1888 viajó a España y a París. En España pintó varias obras costumbristas y en París, quedó sorprendido y se apasionó con los impresionistas. Posteriormente viajó por Rusia, el Cáucaso y Asia Central. Tras este viaje, a partir de 1888, las obras que creó, muestran la fascinación que le produjo conocer los grandiosos paisajes nórdicos. En 1894 realizó un segundo viaje al Norte de Europa, donde continuó pintando paisajes, sobre todo de la costa de Múrmansk. Los cuadros de Korovin de esta época, y que caracterizan la pintura de la década de 1890, son perfectamente identificables, por su delicada forma de mezclar los tonos grisáceos. En 1900 diseñó la sección de Asia Central del Pabellón del Imperio Ruso en la Exposición Universal de París de 1900, en la que fue premiado con la Legión de Honor por el gobierno francés. En los inicios del siglo XX se trasladó a San Petersburgo para trabajar en el Teatro Mariinsky, revolucionando el estilo del decorado escénico que transmitía las emociones generales de la representación, a diferencia de los tradicionales que sólo indicaban el lugar de la acción. De 1909 a 1913 fue profesor de la Escuela de Moscú de Pintura, Escultura y Arquitectura. Uno de los temas favoritos de Korovin fue la ciudad de París. Durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial Korovin trabajó como asesor de camuflaje en los cuarteles de uno de los ejércitos rusos y a menudo se le vio en la línea del frente. Tras la revolución continuó trabajando en el teatro, diseñó el escenario para óperas de Wagner y en 1913 marchó a París para buscar tratamiento de una dolencia cardíaca y para un hijo que tenía disminuido Estaba previsto en esa estancia francesa celebrar una gran exposición, pero las obras fueron robadas y Korovin quedó en la ruina. Se dedicó a pintar una serie de obras con escenas del invierno rudo y de los bulevares de París para poder sobrevivir. Durante los últimos años de su vida trabajó en la decoración de los más importantes teatros de Europa, Estados Unidos, Asia y Australia, el más famoso de ellos fue el que diseñó para la Ópera de Turín de El gallo de oro, de Rimski-Kórsakov.  © Trianarts


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2018, epdlp All rights reserved