Home_PageMemlingHans Memling

 (Bélgica, 1435-1494)


Obras:








1479 - 44 años
El hombre de la moneda
Material: Óleo sobre tabla.
Medidas: 31 x 23,2 cm.
Museo: Koninklijk Museum. Amberes










1485 - 50 años
Bodegón
Material: Óleo sobre tabla.
Medidas: 29,5 x 22,5 cm.
Museo: Museo Thyssen-Bornemisza



Biografía:
    Pintor flamenco de obras religiosas y retratos caracterizado por un tratamiento amable y sereno de los temas. Memling nació en Seligenstadt, cerca de Aschaffenburg, Alemania, y se instaló en Brujas en 1465. Se sabe poco de su formación, aunque parece estar bastante influido por el estilo de Rogier van der Weyden, en especial su amor hacia el detalle delicado y su dibujo preciso y exquisito. La obra de Memling consta principalmente de retablos, dípticos y trípticos devocionales y retratos. En sus composiciones armónicas presenta a la Virgen en interiores suntuosos rodeada a menudo de santos, retratos de los donantes y paisajes minuciosos. Su estilo sufre escasas alteraciones durante su carrera. Sus obras más importantes como La Virgen con el Niño, santos y donantes (1475, National Gallery, Londres), el Desposorio místico de santa Catalina (1479, Museo Memling, Brujas), La Virgen y el Niño entre dos ángeles (Museo del Prado, Madrid), entre otras, se caracterizan por la delicadeza y armonía que resultan de una composición equilibrada y simétrica, de claridad lumínica, y un uso magistral de la gama cromática desde dorados, rojos y azules hasta sutiles medias tintas. Sus figuras irradian una devoción serena más que el intenso fervor o dramatismo que suele encontrarse en las obras de sus contemporáneos. Como retratista Memling realizó representaciones idealizadas de los personajes, como se observa en el retrato de Tommaso Portinari que forma parte del Tríptico Portinari (c. 1470, Museo de Arte Metropolitano, Nueva York). En otro sentido, hizo Los siete gozos de la Virgen (c. 1480, Alte Pinakothek, Munich), un paisaje panorámico compuesto por un conjunto iridiscente de ciudades y castillos, colinas y montañas, puertos y barcos. Al final de su carrera, bajo la influencia del arte renacentista italiano, su estilo se vuelve más vigoroso. De este periodo data una importante obra pintada por el anverso y el reverso, Retrato de un hombre joven (anverso) y Florero (reverso), de 1485 (Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid), que probablemente podría haber pertenecido a un tríptico, en la que la relación entre el modelo y el espacio resulta especialmente grata y armoniosa.  © M.E.


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved