Home_PageTintorettoJacopo Robusti Tintoretto

 (Italia, 1518-1594)











1547 - 29 años
El Lavatorio
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
210 x 533 cm.










1550 - 32 años
Jacopo Soranzo
Óleo sobre lienzo.
Galeria de la Academia. Venecia
106 x 89 cm.










1552 - 34 años
Vulcano, Venus y Marte
Óleo sobre lienzo.
Alte Pinakothek. Munich
197 x 140 cm.










1555 - 37 años
Susana y los viejos
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
58 x 116 cm.










1560 - 42 años
La Entrega de Arsinoe
Óleo sobre lienzo.
Gemäldegalerie Alte Meister. Dresde
153 x 251 cm.










1566 - 48 años
San Marcos liberando al esclavo
Óleo sobre lienzo.
Galería de la Academia. Venecia
416 cm × 544 cm.










1570 - 52 años
La dama que descubre el pecho
Oleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
61 x 55 cm.










1577 - 59 años
Moisés golpeando la roca
Óleo sobre lienzo.
Scuola Grande di San Rocco. Venecia
550 x 520 cm.










1578 - 60 años
El origen de la Vía Láctea
Óleo sobre lienzo.
National Gallery. Londres.
127,5 x 165 cm.










1580 - 62 años
Cristo en el mar de Galilea
Óleo sobre lienzo.
National Gallery of Art. Washington
117 x 168.5 cm.










1581 - 63 años
La Última Cena
Óleo sobre lienzo.
Scuola Grande di San Rocco. Venecia
365 x 568 cm.










1588 - 70 años
Autorretrato
Óleo sobre lienzo.
Museo del Louvre. París
65 x 52 cm.



Biografía:
    Pintor manierista veneciano, fue uno de los artistas más destacados del último tercio del siglo XVI. Su obra sirvió de inspiración para el desarrollo del arte barroco. Jacopo Robusti, que ese era su verdadero nombre, tomó el seudónimo de Il Tintoretto ( el pequeño tintorero ) en alusión a la profesión de su padre. Siendo aún niño estuvo durante cierto tiempo en el taller de Tiziano, pero el maestro le expulsó celoso de sus posibilidades, el recelo entre estos dos grandes pintores perduró a lo largo de toda su carrera profesional. A diferencia de Tiziano, Tintoretto vivió y trabajó única y exclusivamente en Venecia. Toda su obra se destinó por entero a las iglesias, hermandades y gobernantes de la ciudad y zonas limítrofes. Durante su primera década como pintor (c. 1538-1548) fue creándose un estilo a partir de diversas fuentes de inspiración, entre las que se encuentran las obras de pintores manieristas florentinos como Miguel Ángel, y la escultura en relieve de Jacopo Sansovino, de ellos aprenderá el dibujo y la composición. Del pintor dálmata Andrea Schiavone aprendió a aplicar la pintura de manera extraordinariamente ligera, libre y abocetada. Todos estos elementos fueron combinados por Tintoretto de muy diversas formas y con sorprendente efectividad en los cuadros que realizó durante la década de 1540. El comienzo de su madurez artística vino marcado por el gran San Marcos (1548, Academia, Venecia) que pintó para la Scuola di San Marco en Venecia, en el que se combinan con gran precisión atrevidos escorzos, ilusiones espaciales y gran luminosidad para dar la sensación de una acción totalmente espontánea. En las décadas siguientes, el estilo de Tintoretto no sufrió cambios esenciales, intensificándose siempre en la misma línea, el elevado número de encargos que recibió confirman su favorable y entusiasta acogida. No obstante, su asombrosa facilidad como dibujante y pintor no fueron suficientes para poder hacer frente a todo el trabajo, y así, recibió la ayuda de una larga nómina de aprendices y pintores entre los que destacaban sus hijos Marietta y Domenico, cuyas aportaciones son a menudo muy difíciles de distinguir de las propias de Tintoretto.

Ya en su madurez artística se inclinó de modo progresivo hacia los fuertes contrastes de luz y sombra (con lo que el color como tal se convierte en algo relativamente insignificante), excéntricas y profundas perspectivas y escorzos muy forzados, componiendo ampulosos y llamativos grupos escenográficos que realzaban el dramatismo de los acontecimientos representados. De entre su producción artística destacan las obras de tema religioso como los tres lienzos que, sobre los milagros de San Marcos, pintara para la Scuola di San Marco (1562-1566), El lavatorio (Museo del Prado, Madrid), La última cena (1594) de la Iglesia de San Giorgio Maggiore y las escenas bíblicas con las que decoró los techos y muros de la Scuola di San Rocco entre 1564 y 1587. Esta última constituye la mayor empresa pictórica de su carrera y una de las mejores obras de la pintura renacentista. De similares características es el ciclo pictórico realizado por Tintoretto y sus ayudantes en el Palacio Ducal de Venecia, culminando en el gran Paraíso (1588-1590), aunque en este caso el grado de inspiración es menor y la participación de sus ayudantes mucho más evidente. Como retratista, procuró mostrar la intimidad de los personajes. Destacan La dama que descubre el seno y El caballero de la cadena de oro, ambas fechadas entre 1556 y 1560, y que se encuentran en el Museo del Prado. La predilección de Tintoretto por las composiciones diagonales y en zigzag dentro de profundos espacios, así como el carácter teatral de su iluminación y el dinamismo y pasión de su estilo, tuvo su continuidad en el trabajo de algunos pioneros del barroco, como por ejemplo el pintor flamenco Petrus Paulus Rubens y la familia Carracci. Su influencia sobre la pintura veneciana fue aún mayor, aunque menos provechosa. Las anotaciones taquigráficas que hizo sobre la forma y la luz llegaron a convertirse, ya desde sus últimas obras, en estereotipos. Para los jóvenes artistas venecianos fueron fórmulas inútiles, vacías, pero, al parecer, ineludibles. Tras la muerte de Tintoretto en Venecia el 31 de mayo de 1594, la pintura veneciana entró en rápida decadencia.  © M.E.


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2018, epdlp All rights reserved