Home_PageZurbaránFrancisco Zurbarán

 (España, 1598-1663)











1616 - 18 años
La Inmaculada Concepción
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
139 x 104 cm.










1629 - 31 años
Funeral de San Buenaventura
Óleo sobre lienzo.
Museo del Louvre. París
245 x 240 cm.










1629 - 31 años
Aparición del apóstol San Pedro a San Pedro Nolasco
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
179 x 223 cm.










1630 - 32 años
San Lucas como pintor ante Cristo en la cruz
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
105 x 84 cm.










1634 - 36 años
Defensa de Cadiz contra los ingleses
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
302 x 323 cm.










1634 - 36 años
Muerte de Hércules
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
136 x 167 cm.










1638 - 40 años
El Salvador Bendiciendo
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
99 x 71 cm.










1638 - 40 años
La Adoración de los Pastores
Óleo sobre lienzo.
Museo de Bellas Artes. Grenoble
267 x 185 cm.










1640 - 42 años
Bodegón
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
46 x 84 cm.










1640 - 42 años
Agnus Dei
Óleo sobre lienzo.
Museo del Prado. Madrid
37 x 62 cm.










1655 - 57 años
San Hugo en el refectorio de los Cartujos
Óleo sobre lienzo.
Museo Bellas Artes. Sevilla
268 x 318 cm.










1660 - 62 años
San Francisco
Óleo sobre lienzo.
Alte Pinakothek. Munich
65 x 53 cm.



Biografía:
    Pintor español conocido por sus cuadros religiosos y escenas de la vida monástica en la época del barroco y la contrarreforma. Su estilo, adscrito a la corriente tenebrista por el uso que hace de los contrastes de luz y sombras, se caracteriza básicamente por la sencillez compositiva, el realismo, el rigor en la concepción, exquisitez y ternura en los detalles, formas amplias y plenitud en los volúmenes, monumentalidad en las figuras y apasionamiento en los rostros, tremendamente realistas. Hijo de un comerciante vasco afincado y casado en Extremadura, Zurbarán nació en Fuente de Cantos (al sur de la provincia de Badajoz) el 7 de noviembre de 1598. Entró como aprendiz en el taller sevillano de Pedro Díaz Villanueva, pintor de imágenes piadosas, hasta que en 1617 (ya casado) se traslada a Llerena, donde reside durante más de diez años realizando trabajos para diversos conventos de Extremadura y Sevilla. En 1629 atiende la invitación del municipio sevillano y se instala en la ciudad durante los siguientes 30 años. Entre 1634 y 1635 abandona Sevilla por primera vez para desplazarse a Madrid con el encargo de pintar la serie mitológica de Los trabajos de Hércules (Museo del Prado, Madrid) y dos cuadros de batallas para el Palacio del Buen Retiro. La década de 1640 es la más fructífera de su obra, realizando varias pinturas para el monarca Felipe IV, por lo que firma alguna vez pintor del Rey . En la siguiente, en cambio, inicia su declive, pues no recibe tantos encargos como en épocas anteriores (tal vez por la competencia que empieza a hacerle Murillo), aunque continúa pintando excelentes obras. En 1658 viaja por segunda vez a Madrid, donde reside definitivamente, aunque con dificultades económicas, hasta su muerte, el 27 de agosto de 1664, sumido en una gran pobreza. Las obras de Caravaggio, José Ribera y Diego Velázquez ejercen una clara influencia en Zurbarán. Al final de su carrera artística también le influyó el estilo más tierno y vaporoso de Bartolomé Esteban Murillo. Su primera obra conocida, pintada cuando tenía 18 años de edad, es la Inmaculada Concepción (1616, Colección Valdés, Bilbao). Obra de juventud es también un Cristo crucificado (1626-1630, Museo de Bellas Artes de Sevilla), tema que repetirá en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera.

Aunque Zurbarán pinta historias e imágenes religiosas aisladas, sus obras principales son retablos y series de lienzos para conventos. Para el Colegio Franciscano de Sevilla hará el ciclo de Historias de san Buenaventura (1629, repartido en diversos museos) y para los mercedarios de Sevilla Las dos Visiones de san Pedro (1629, ambas en el Museo del Prado). Obra de primera magnitud es La Apoteosis de santo Tomás de Aquino (1631, Museo de Bellas Artes de Sevilla), pintada originariamente para el Colegio Mayor de Santo Tomás en Sevilla. Entre 1630 y 1635 lleva a cabo las pinturas para Nuestra Señora de las Cuevas, en Triana, de las que destaca San Hugo en el refectorio de los cartujos. En los años finales de la década de 1630, realiza el ciclo de pinturas del Monasterio de Guadalupe (1638-1645), únicas piezas que se conservan en el lugar de origen, en el que retrata en diversos lienzos la vida de san Jerónimo y las principales figuras de su orden monástica, como Fray Gonzalo de Illescas, y la serie para la Cartuja de Jerez (1633-1639), cuyas historias evangélicas del retablo se encuentran en el Museo de Grenoble, pero en las que los más valiosos son los cuadros de santos cartujos en oración, como el Beato Juan de Hougton del Museo de Cádiz. Junto a estos encargos realiza obras más mundanas, por la riqueza de sus vestiduras, en las que representa a santos. Santa Casilda (en el Museo del Prado) y Santa Margarita (National Gallery de Londres) son las obras más destacadas en esta línea. Otros temas de la obra de Zurbarán, aparte los meramente religiosos, son los retratos (Conde de Torrelaguna, en el Museo de Berlín), históricos (Socorro de Cádiz, Museo del Prado) y sobre todo los bodegones. Aunque son pocos los que conocemos, en ellos muestra claramente su estilo, sencillez en la composición —objetos puestos en fila—, tenebrismo conseguido con fondos muy oscuros, gran sentido del volumen en las formas y una gran naturalidad. Destacan los bodegones del Museo de Cleveland y del Museo del Prado (Bodegón).  © M.E.


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2018, epdlp All rights reserved