Home_PageLefebvreJules Joseph Lefebvre

 (Francia, 1836-1911)


Obras:








1870 - 34 años
La Verdad
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 265 x 112 cm.
Museo: Museo de Orsay. París










1872 - 36 años
La Cigale
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 186.7 × 123.8 cm.
Museo: National Gallery of Victoria. Melbourne










1874 - 38 años
Odalisca
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 40.31 × 79.02 cm.
Museo: Art Institute of Chicago










1875 - 39 años
Chloé
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas:
Museo: Colección privada










1876 - 40 años
María Magdalena en la Gruta
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 71,5 x 113,5 cm.
Museo: Museo del Hermitage. San Petersburgo










1882 - 46 años
Una japonesa
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 130.8 × 90.2 cm.
Museo: Colección particular










1882 - 46 años
Pandora
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas: 96.5 × 74.9 cm.
Museo: Colección privada










1890 - 54 años
Ofelia
Material: Óleo sobre lienzo.
Medidas:
Museo: Colección particular



Biografía:
    Pintor academicista francés, especialista en la pintura de desnudo femenino. Alumno del muy oficial Léon Cogniet, presencia habitual del Salón de París, se hizo acreedor del Premio de Roma en 1861, abordando dos años después el desnudo femenino, género al que debe lo poco que subsiste de su pasada reputación. Su tela más representativa es ‘La Vérité’ (1870), ejemplo de técnica impecable y banalidad temática aunadas, de una sensualidad petrificada. Asentada en estos convencionalismos, la pintura de Lefebvre no habría de evolucionar. Cuando su acabado se dulcifica, como en ‘La Cigale’ (1872) -uno de sus mejores desnudos-, los tópicos académico-sensibleros del Bouguereau más rutinario acuden a su encuentro. Como los pintores de moda de segunda fila, practica el orientalismo de bazar, malogrando un estudio anatómico de las calidades de su ‘Odalisca’ (1874). Los decorados exóticos e idealizados que sirven de marco a sus desnudos, por lo demás, son externos a éstos: se diría que el pintor ha insertado en ellos a la figura humana cual si de una sesión fotográfica en estudio se tratara. Esta cualidad artificiosa torna, si cabe, más inexpresiva e inerte una obra todavía estimable, mas no por olvidada menos deudora de una época donde la invasión de mal gusto fue combatida vigorosamente desde la legítima pintura, en pleno resurgir con la vanguardia impresionista.  © José Antonio Bielsa

Galardones:


Premio de Roma (1861)


Windows Media Player | Libreto (Historia y Personajes) | Aumentar | Fotos Interiores
copyright © 1998-2017, epdlp All rights reserved