Dolores Claiborne (fragmento)Stephen King

Dolores Claiborne (fragmento)

"Pensé que si presionaba demasiado a Selena para averiguar por qué se quedaba hasta tan tarde en el colegio, mi problema con ella podía empeorar. Cada vez que se me ocurría preguntarle algo más, todo me sonaba a Qué estás tramando, Selena. Y si a mí, una mujer de treinta y cinco años, me sonaba así, qué iba a pensar una chica que aún no había cumplido los quince. Es tan difícil hablar con los críos cuando tienen esa edad: has de caminar alrededor de puntillas, como si rodearas un bote de nitroglicerina abandonado en el suelo.
Bueno, hay una cosa que se llama Noche de los Padres al acabar el curso e hice un esfuerzo especial para asistir. Con la tutora de Selena no di tantas vueltas como con ella: me acerqué directamente y le pregunté si conocía alguna razón particular por la que Selena se estuviera quedando para coger el último ferry ese año. La tutora me dijo que no lo sabía, pero que suponía que lo hacía para acabar los deberes. Bueno —pensé, aunque no lo dije—, el año pasado hacía muy bien los deberes en la mesita de su habitación. ¿Qué había cambiado? Lo habría preguntado si hubiera creído que la profesora podía darme alguna respuesta, pero estaba claro que no podía.
Joder, si ella misma debía de salir pitando en cuanto sonaba la campana.
Tampoco me ayudó ninguno de los demás profesores. Les oí ensalzar a Selena, cosa que no me supuso ningún esfuerzo, y luego volví a casa, sintiendo que seguía tan atrasada como antes de partir de la isla.
Me tocó asiento de ventanilla en la cabina del ferry, y miré a un chico y una chica no mucho mayores que Selena que estaban de pie junto a la barandilla. Él se volvió hacia ella y le dijo algo que la hizo reír. Si pierdes una oportunidad como ésta es que eres tonto, hijito, pensé. Pero no la perdió. Se inclinó hacia ella, le tomó la otra mano y la besó con toda la amabilidad del mundo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com