Discursos políticos (fragmento) Temistio

Discursos políticos (fragmento)

"Por si alguien afirma que esta mansedumbre es adecuada para la capa y no para la púrpura, voy a enumerar a los monarcas más ilustres que mantuvieron una actitud semejante a la de Sócrates. Ante Filipo, hijo de Amintas, alguien denunció a cierto oficial que estaba enemistado contra él y dispuesto a cometer una injusticia si ello no se le impedía de inmediato. ¿Qué hace entonces Filipo? Pues en vez de acudir de inmediato al acero, dice lo siguiente: «La causa de su enemistad debe residir en nosotros, pues no es este hombre el peor de los macedonios. Así que comienza a tener todo tipo de atenciones con este hombre y llega a concederle, pues lo necesitaba, una dote para su hija casadera. Después de esto ninguno de los que siempre se tuvieron por íntimos del rey le fue tan fiel como él.
¡Que es con mucho mejor la buena que la mala acción!
Pues no es fácil hallar a alguien tan inhumano que no se muestre de inmediato bien dispuesto con quien le concede
buen trato y respeto cuando lo que esperaba de él era la pena capital; el que ha escapado del castigo que le correspondía, cuanto más justa fuera su condena, tanto más obligado quedaba con quien le concedió el indulto. Por ello Alejandro, cuando algunos le exigieron la muerte de Mernnón, el aliado de Darío, tan pronto como cayera en sus manos, les respondió lo siguiente: «En absoluto. Hemos de convertirlo de amigo de Darío en amigo de Alejandro, y así pasará a volcar en nosotros la devoción que a aquél le profesa». Esto mismo decía el general beocio cuando los tebanos se dispusieron a expulsar de las ciudades a los simpatizantes de los laconios: «Nadie, tebanos, nace por naturaleza partidario de los tebanos o de los lacedemonios, sino que cada cual, persiguiendo su propio interés, se consagra a aquél con quien tiene más expectativas de beneficios. Es esta esperanza, por lo tanto, la que debéis infundir a vuestros súbditos, con lo que no tendréis necesidad de armas para ponerlos a vuestro favor, sino que veréis cómo optan por vosotros de modo espontáneo». "



El Poder de la Palabra
epdlp.com