Cruz Verde, 8 (fragmento)Luis Antón del Olmet

Cruz Verde, 8 (fragmento)

"¡Pobre Magda! Suponerla tan abominable... En realidad era un poco infame todo lo que habían hecho. Pilar Santafé, Emilia Guerra, Irastorza... ¡Nena querida! ¡Muñeco idolatrado! Los antecedentes, claro está, lo hacían todo verosímil. Pero ya estaba redimida. Era inicuo el antruejo que le habían anticipado, la carnavalada siniestra.
— Además — dijo — el encargo sentimental de la madre... Y recordó el suceso, preciso y romántico.
Al tercer día de estar en La Coruña, fue al Ferrol, por tierra, recorriendo aquellos parajes de ensueño. La lía del Burgo, el Mero, los verdes pinares de Abegondo, la luz dorada de Guísamo. Betanzos ya, en el fondo del valle. Luego, bordeando el mar, la villa cercana, que es nido de Almirantes, populosa, con sus arsenales gigantescos. Vio Puentedeume, la isla Marola, la inmensa bahía ferrolana, con sus dulces aldeas de pescadores. La Grana, La Cabana, Mugardos...
Para volver en el día, fuese derechamente al cementerio. Nadie. Acaso una viuda que echa florecitas sobre un sepulcro anónimo. Mausoleos albos, nichos con tarretes y búcaros florecidos. Piar de pajarucos. El sauce llorón, y los puntiagudos cipreses tristísimos, erectos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com