Crónica de la casa asesinada (fragmento)Lúcio Cardoso

Crónica de la casa asesinada (fragmento)

"Mi nombre es Aurelio dos Santos, y hace tiempo que me establecí en ésta pequeña ciudad con un negocio de productos farmacéuticos. Mi tienda, puede ser considerada como el único lugar, porque la competencia no ofrece productos homeopáticos ubicados en la plaza Matriz. Así que casi todo el mundo viene a comprar a mi casa, e incluso para la familia Meneses he vendido muchas recetas. Recuerdo muy bien la noche en que vino a mi encuentro. Estaba sentado bajo una luz oscura para aprovechar el poco resplandor que emanaba, ya que la electricidad en nuestro pueblo es pobre, y consulté en un libro la receta de unos polvos medicinales impresos impecablemente. La noche comenzaba a caer, y la tienda estaba llena de polillas que giraban en círculo cada vez más cerrado alrededor de la lámpara. Eso me puso nervioso y sacudí la cabeza para asustarlas, pues tenía las dos manos ocupadas aguantando el ejemplar voluminoso. La puerta estaba entreabierta, esperando que apareciera algún cliente rezagado. Oí un crujido leve, miré hacia arriba y vi la mano que empujaba la puerta. Lentamente, apareció un rostro, sin entrar, como si evitara una intervención repentina. Avanzó dos pasos y luego me di cuenta de quién era. Me miró con unos sospechosos ojos vacilantes. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com