AriadnaLuis Martín de la Plaza

Ariadna

"La vela de traición y viento llena,
con la vista cansada y el deseo
sigue Arïadna, del traidor Teseo,
desde la playa que a su llanto suena.
Sus hebras de oro, de piedad ajena,
injuria, y deja en su dorado empleo
al aire rico, y al azul Nereo
con perlas que llorando da al arena.
“Vuelve, ingrato -le dice-, y al engaño
con que el honor me quitas no le aumentes
la soledad de estos peñascos fríos.
Mas, ¡triste yo!, que esfuerzo el propio daño,
pues que te dan con que de mí te ausentes
el viento en popa los suspiros míos". "



El Poder de la Palabra
epdlp.com