El amor y el deber (fragmento)José Muñoz Maldonado

El amor y el deber (fragmento)

"Var. Además del placer de veros... he venido por negocios, Iba á Madrid á consultar á Don Eduardo, su hijo de usted, cuando he sabido ayer que estaba aquí.
Edu. (pasando al lado del general.) Estoy a las órdenes de usted mi general, pero hablaremos de ello más tarde, porque delante de estas señoras...
Hor. Nada, no se incomoden ustedes... Yo estoy horriblemente fatigada, y voy á arreglarme un poco el vestido y el pelo.
Riv. (pasando con Enriqueta entre Vargas y Hortensia.) Mi hija va acompañarla á usted á su cuarto... el cuarto verde. ¿No es esto? El que está á la izquierda en el corredor... unas vistas soberbias... la vista sobre mis viñas... y en lontananza el mar.
Enr. No tenga usted cuidado, papá; esto me concierne á mi.
Riv. No, General... Tendremos el disgusto de separar á usted de la señora, porque en una casa de campo las alcobas son tan pequeñas, que cada uno de ustedes tendrá la suya separada... Eso ya veo que es muy desagradable.
Hor. (sonriéndose.) Esta es una casa encantadora.
Riv. Es usted muy buena. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com