Del supremo bien y del supremo mal (fragmento)Marco Tulio Cicerón

Del supremo bien y del supremo mal (fragmento)

"¿Pensamos, acaso, que muchísimas naciones se pusieron de acuerdo para decir de Calatino que fue el hombre más grande de su pueblo por haber sido el más aventajado en el arte de buscar placeres? ¿Diremos, entonces, que son jóvenes de buena esperanza y de noble índole los que nos inducen a pensar que han de servir a sus propios intereses
y hacer lo que les convenga? ¿No vemos qué gran perturbación de todas las cosas y qué gran confusión se producirá? Se destruye la generosidad, se destruye la gratitud, son el fundamento de la concordia. No puede, en efecto, considerarse generosidad, sino usura, el préstamo que haces a otro por tu propio provecho, ni parece que se deba gratitud a quien ha prestado por propio interés. Todas las más nobles virtudes se desmoronan inevitablemente cuando impera el placer. Por otra parte, hay muchísimas acciones vergonzosas que, a no ser por el gran poder de la moral natural, no sería fácil impedir que asaltaran al sabio. Y, para no aducir más argumentos (pues son innumerables), una buena alabanza de la virtud necesariamente cerrará el paso al placer. Pero sobre este punto no esperes mi razonamiento. Mira atentamente dentro de tu conciencia y, examinándola en todos sus aspectos, pregúntate a ti mismo si prefieres pasar toda la vida gozando de placeres ininterrumpidos, en esa quietud de la que hablabas frecuentemente, libre de dolor, e incluso, cosa que vosotros soléis añadir, pero que es imposible, sin miedo al dolor, o bien, siendo gran bienhechor de todo el mundo, llevando ayuda y salvación a los necesitados, soportar hasta los trabajos de Hércules. Así, nuestros antepasados, incluso tratándose de un dios, llamaron trabajos, a pesar del sentido del sufrimiento que lleva implícito la palabra, a las fatigas de las que no se debe huir. Te exigiría una respuesta y te forzaría a dármela, si no temiera oírte decir que el mismo Hércules afrontó por placer las empresas que con grandísimo esfuerzo llevó a cabo por la salvación de todos los hombres. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com