Disertaciones (fragmento) Musonio Rufo

Disertaciones (fragmento)

"Es verosímil que los dioses no necesiten para nada ninguna demostración, porque para ellos no es poco claro ni incierto nada de aquello para lo que se requieren las demostraciones. Pero los hombres por fuerza han de pretender desentrañar mediante lo claro y evidente lo que no está claro ni es cognoscible de inmediato, y ésa es la tarea de la demostración.
Por ejemplo: que el placer no es un bien no es cosa que parezca cognoscible de inmediato, puesto que, de hecho, el placer nos invita como si fuera un bien; pero si uno toma como premisa mayor conocida la de que todo bien es preferible y añade a ésta otra premisa conocida, la de que algunos placeres no son preferibles, hemos demostrado que el placer no es un bien, lo no conocido por medio de lo conocido. De nuevo: que el trabajo no es un mal no parece convincente de inmediato; más convincente que esto parece su contrario, que el trabajo es un mal. Pero si uno admite una premisa mayor evidente, la de que se ha de rehuir todo mal, y le añade otra aún más evidente, la de que muchos trabajos no merecen ser rehuidos, llega a que el trabajo no es un mal.
Siendo así el género de la demostración, puesto que los hombres son unos más agudos y otros más obtusos, y criados unos en mejores costumbres y otros en peores, siendo unos de peor carácter o natural, necesitarían mayor número de demostraciones y mayor argumentación para aceptar estas opiniones y quedar modelados según ellas, igual, creo, que los cuerpos enfermizos necesitan mucho mayor cuidado para estar bien. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com