El alma en la vida unitiva (fragmento)San Miguel de los Santos

El alma en la vida unitiva (fragmento)

"Sin tierra por la tierra caminando,
sin luz con claridad en noche oscura,
sin ojos, y con vista no mirando,
sin sosiego en quietud andar procura;
sin bien el que es mayor va penetrando,
sin báculo y sin arrimo está segura,
y al fin sin ser, con ser y con sentido
con él buscó el alma el bien perdido.

Quedáronse dormidos los porteros,
y desnuda salióse de su casa,
sin llevar otra guía ni escuderos
más de la fe, del fuego que la abrasa:
deja las guardas, pasos da ligeros,
sin ser sentida de las puertas pasa,
y saliendo de sí y en noche oscura
espera de su amor gozar segura.

Anégase en el centro de su nada,
mira sin ojos por su reino adentro,
vese desecha y toda aniquilada;
quiere buscar el fondo de su centro,
entre la luz más ciega y ofuscada
marchando va, y en amoroso encuentro
se pierde y gana y en sabrosa herida
queda desecha toda y consumida.

Enternecida con su amado Esposo,
hace el amor con flores mil ensayos,
de su mesa le da vino oloroso,
y la embriaga con sus dulces rayos,
tiene por él el corazón ansioso,
pierde alientos y enferma con desmayos,
y no le queda más cuando respira
que aquel que tiene para el bien que aspira.

El cuerpo queda al parecer sin vida,
y dentro de sí misma se alboroza,
y toda sola en lo interior unida,
de los bienes de Dios de cerca goza:
con fuerza del amor es compelida
a que salga de sí, y el ser remoza,
y en éxtasis, arrobos y visiones,
de Dios recibe regalados dones.

Mas ella enamorada e impaciente,
con aquestos favores descontenta
busca a su Amado que le mira ausente
y no descansa en ellos ni se asienta;
por ellos pasa aunque el regalo siente,
y ansiosa en el camino más sedienta;
que sabe que si en ellos hay reposo
es dejar por las joyas al Esposo.

Rompe imposibles de fragosas breñas,
allana montes, dándole amores bríos,
y no repara en caminar por peñas
ni su fuego se apaga con los ríos;
dificultades grandes son pequeñas;
sufre trabajos y desdenes fríos;
y, en fin, en Dios absorta y resignada
las penas del infierno tiene en nada. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com