El libro de los hombres lobo (fragmento)Sabine Baring-Gould

El libro de los hombres lobo (fragmento)

"Cuando mataron a un viejo oso en Ofodens Prxstegdjeld, después de que hubiera dado muerte a seis hombres y sesenta caballos, se encontraron con que lo ceñía un cinturón parecido.
En Schleswig y Holstein dicen que si el hombre lobo es llamado tres veces por su nombre cristiano recupera la forma humana.
Un caluroso día de siega unos segadores estaban tumbados en el campo durmiendo la siesta, cuando uno, que no podía dormir, observó que el compañero que tenía a su lado se levantaba calladamente, y después de ceñirse con una correa, se convertía en hombre lobo.
Un hombre natural de Jägerup, una noche en que regresaba tarde de Billund, fue atacado, cerca de Jägerup, por tres hombres lobo, y probablemente lo habrían despedazado, de no haber saltado a un campo de centeno, porque allí ya no tenían poder sobre él.
En Caseburg, en la isla de Usedom, un hombre y su esposa estaban atareados en el campo segando heno, cuando al cabo de un rato la mujer le dijo al hombre que no tenía sosiego, que no quería continuar, y se marchó. Pero previamente había rogado a su marido que si por ventura aparecía un animal salvaje le arrojase el sombrero y echase a correr, y no le haría daño. No había hecho ella más que marcharse cuando llegó un lobo atravesando a nado el Swine, y corrió directamente hacia los segadores. El hombre le arrojó el sombrero, que el lobo desgarró en un instante. Pero mientras tanto, un muchacho había acudido con una horca, e hirió al lobo por detrás: en ese mismo instante se transformó, y todos vieron que el chico había matado a la esposa del hombre.
Antiguamente, había individuos entre el vecindario de Steina que, poniéndose determinados cinturones, podían transformarse en hombres lobo. Un hombre del vecindario, que tenía uno de esos cinturones, se olvidó un día al salir de guardarlo bajo llave, como tenía por costumbre. Durante su ausencia, sucedió que lo encontró su hijito; se lo abrochó alrededor del cuerpo, y se convirtió instantáneamente en animal, con todo el aspecto de un bulto de paja oscuro, y se puso a dar vueltas de aquí para allá como un pesado oso. Cuando se dieron cuenta los que estaban en la habitación, se apresuraron a buscar al padre, al que encontraron a tiempo de llegar y desatar el cinto, antes de que el niño hubiera hecho ningún daño. El chico dijo después que cuando se puso el cinturón, se apoderó de él un hambre tan violenta que estaba dispuesto a destrozar y devorar todo lo que encontrase en su camino.
Piensan que el cinturón está hecho con piel humana, y que tiene tres dedos de anchura.
En Friedsland oriental, se cree que cuando nacen siete chicas seguidas en una familia, una de ellas es irremediablemente una mujer lobo, así que a los jóvenes les cuesta pretender en matrimonio a una de las siete hermanas.
Según una curiosa historia lituana referida por Schleicher en Litauische Märchen, una persona que es hombre lobo u oso debe permanecer de rodillas en un sitio durante cien años antes de tener la esperanza de liberarse de su forma bestial.
En los Países Bajos narran el siguiente cuento:
Un hombre fue una vez con su arco a concurrir a un concurso de tiro en Rousse, pero aproximadamente a medio camino del lugar, vio de repente un lobo que saltaba de un matorral y se lanzaba sobre una joven que estaba sentada en un prado junto al camino cuidando unas vacas. El hombre no dudó mucho, sino que sacó rápidamente una flecha, apuntó, y acertó al lobo en el lado derecho, de tal modo que la flecha se quedó clavada en la herida, y el animal huyó aullando al bosque.
Al día siguiente, se enteró de que un criado de la casa del burgomaestre estaba a punto de morir a consecuencia de un tiro que le había herido en el costado derecho el día anterior. Esto despertó tanto la curiosidad del arquero que se acercó al herido, y pidió ver la flecha. La reconoció inmediatamente como una de las suyas. Entonces, después de rogar a todos los presentes que abandonaran la habitación, persuadió al hombre de que confesara que era un hombre lobo y que había devorado niños pequeños. Murió al día siguiente. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com