Églogas (fragmento) Nemesiano

Églogas (fragmento)

" Micón, Nictilo y el hermoso Aminta
Bajo un opaco roble se amparaban
Evitando del Sol el rayo ardiente:
Cuando Pan de la caza fatigado,
Á la sombra de un olmo las perdidas
Fuerzas cobraba en apacible sueño.
Pendía de una rama su zampoña:
Y como si en tener aquella prenda
La virtud estuviera de los versos;
Ó la flauta de un dios á los mortales
Tratar les fuese dado; cautamente
La descuelgan los jóvenes; mas ella
No como de costumbre resonaba,
Ni aquellos dulces sones concertados
Rendir era posible; mas por sones
Silvos desentonados repetía.
Rebullóse el dios Pan el rechinido
De su zampoña, y viendo á los zagales;
Si versos me pedís, os diré versos,
Dijo; que á nadie es lícito las cañas
Sonar que yo del Ménalo en las grutas
Junto con cera. Yo diré el origen
Divino tuyo, Baco, y la semilla
Cantaré de la cepa: son debidos
Á Baco nuestra voz y nuestro verso.
Esto diciendo, al son de la zampoña
El nemoroso Pan así cantaba. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com