El amigo del desierto (fragmento)Pablo D'Ors

El amigo del desierto (fragmento)

"Frente a los paisajes desolados de mis fotografías, en aquellas semanas experimenté una soledad desconocida para mí. Cualquier palabra que alguien hubiera querido decirme cuando estaba frente a mis imágenes habría sido del todo inútil.
Así como el proceso de desertización avanza a un ritmo de dos mil kilómetros cuadrados al año —según leí—, así avanzaba también, y al mismo ritmo, ese mismo proceso en el escenario de mi alma, que se vaciaba día a día hasta quedar irreconocible. Piedras, montes, valles…: todo estaba sometido en mi corazón, como en el desierto, a una erosión imparable. Pero ¿qué quedaría de mí si proseguía la erosión?, llegué a preguntarme. Si continuaba ensimismado en aquella suerte de viciosa contemplación, cualquier forma de vida que pudiera aletear en mis adentros sería extinguida; esos eran los hechos. Lo extraordinario de todo este asunto era que esta deducción, esta devastación, no me importaba. Antes bien la deseaba como pocas veces he deseado algo en la vida; anhelaba esa pobreza y necesaria desnudez a la que el desierto parecía invitarme.
Como es natural, continuaba acudiendo a mi trabajo; debo admitir, sin embargo, que en aquella época y a causa del desierto, de mi afición por el desierto, se enfriaron muchas de mis relaciones con familiares y compañeros. Tanto era el tiempo que deseaba estar frente a mis fotos y tan grande el deleite que esta contemplación me proporcionaba que, cuando efectivamente estaba frente a ellas, todo lo demás —todo sin excepción— se me antojaba enojoso y prescindible. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com