Contra los herejes (fragmento)San Ireneo de Lyon

Contra los herejes (fragmento)

"Como indican los conocedores hebreos, el nombre de Jesús en su lengua consta de dos letras y media, y significa «el Señor que contiene el cielo y la tierra»; porque, en el antiguo hebreo, Jesús indica el cielo, y la tierra se dice sura usser. Luego la palabra que contiene el cielo y la tierra es Jesús. Por consiguiente es falso el significado que le atribuyen ellos, y el número de sus letras claramente se opone a su doctrina. Porque según su propia lengua, la palabra Sotèr consta de cinco letras, en cambio en hebreo la palabra Jesús tiene dos letras y media. De ahí que se les esfuma su cálculo de ochocientos ochenta y ocho.
Las letras del alfabeto hebreo no concuerdan en número con las letras griegas, lo cual sería indispensable, siendo el hebreo más antiguo y excelente, para salvar el significado de los números. Porque las letras originales del hebreo más antiguo que usaban los sacerdotes son 10, pero se escriben 15 por las que se les han añadido a las primeras. Tómese en cuenta, además, que unos escriben las palabras de izquierda a derecha, como hacemos nosotros, en cambio los otros cambian el orden de derecha a izquierda.
Pero si es verdad lo que dicen, que Cristo fue emitido por todos los Eones para corregir y consolidar el Pléroma, entonces debió tener un nombre que significara los Eones del Pléroma. Así también el Padre, tanto por sus letras como por el número que suman, debería contener el número de los Eones que emitió. Lo mismo se diga del Abismo, del Unigénito, y sobre todo de aquel nombre que está sobre todo nombre, que es el de Dios, del cual afirma Baruc que también consta de dos letras y media. Pero si los nombres más importantes tanto en hebreo como en griego no se acomodan a sus invenciones, ni por sus letras ni por el número que ellas significan, es evidente, como también en los demás casos, que su interpretación es incongruente. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com