El algebrista (fragmento)Iain Banks

El algebrista (fragmento)

"El orador era un antiguo sabio llamado Jundriance. La nomenclatura de antigüedad de los moradores comprendía veintinueve categorías distintas, desde «niño» hasta «Niño», que se extendían durante al menos dos billones de años; en general, mucho más. Entre ambas se hallaban las efímeras etapas de la adolescencia y la juventud, la adultez, más prolongada, con tres subdivisiones, el apogeo, con cuatro subdivisiones, el encumbramiento, con tres, y a continuación, suponiendo que el morador en cuestión hubiera alcanzado esa edad (un millón doscientos cincuenta mil años, como mínimo) y que sus semejantes le juzgasen adecuado, la sabiduría, que repetía las subdivisiones de la adultez, el apogeo y el encumbramiento. De modo que, técnicamente, Jundriance era un sabio chice en su apogeo. Tenía cuarenta y tres millones de años, se había encogido hasta un diámetro de solo seis metros, y su carapacho se había oscurecido, adoptando la pátina brumosa de la mediana edad de los moradores; además, había perdido la mayoría de sus extremidades, y se encontraba al cargo de los restos de la casa y las bibliotecas asociadas del supuesto difunto encumbrado choal Valseir.
La perspectiva desde la casa era inmutable y estacionaria en tiempo normal, un panorama brumoso de velos de gas, de color marrón oscuro y púrpura, en un cilindro vertical de oscuridad, grande y apacible, el último eco de una gran tormenta que antaño había contorneado la casa, como un planeta diminuto en derredor de un sol grande y frío. El complejo de la casa biblioteca era una colección de treinta y dos esferas; cada una medía aproximadamente setenta metros de diámetro, y muchas se hallaban rodeadas de balcones ecuatoriales, de modo que la construcción semejaba una improbable congregación de planetas anulares. La casa burbuja estaba ubicada en el gran remanso del denso gas, suspendida apenas unas decenas de kilómetros por encima de la región donde la atmósfera empezaba a adoptar un comportamiento más propio del líquido que del gas, y se hundía perezosamente en los abismos cálidos y oscuros. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com