Asesinos sin rostro (fragmento)Henning Mankell

Asesinos sin rostro (fragmento)

"Intentó decir algo más. En alguna parte de su conciencia confusa le roía el pensamiento de que había hecho algo imperdonable y peligroso. De la misma manera que cuando había conducido borracho después de la cita con Mona.

Se marchó y oyó que la puerta se cerraba tras él.

“Tengo que dejar de beber alcohol”, pensó con rabia. “No lo controlo”.

Abajo en la calle inspiró el aire frío.

“Cómo se puede uno comportar de forma tan estúpida, joder”, pensó. “Como un adolescente borracho, que nada sabe sobre sí mismo, ni sobre las mujeres ni sobre el mundo.”

Se fue caminando a su casa de la calle Mariagatan.

Al día siguiente comenzaría de nuevo la caza de los asesinos de Lenarp. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com