Un enemigo del pueblo (fragmento)Henrik Ibsen

Un enemigo del pueblo (fragmento)

"BILLING. —Entre tanto, prepararé un aviso a la Sociedad de Propietarios. (Se va por la puerta de la derecha.)
HOVSTAD. —Cómo se le ve venir! (Llaman a la puerta.)
PETRA. (Aparece por la izquierda del foro.) —Perdón, señor Hovstad.
HOVSTAD. (Brindándole una silla.) —Siéntese.
PETRA. —Gracias. En seguida me voy.
HOVSTAD. —¿Trae usted algún recado de su padre?
PETRA. —No, no; vengo por mi cuenta. (Saca del bolsillo de su abrigo un manuscrito.) Aquí tiene la novelita inglesa. Se la devuelvo.
HOVSTAD. —¿Por qué?
PETRA. —Ya no me agrada traducirla.
HOVSTAD. —Pero si me había prometido usted...
PETRA. —En verdad, no la he leído, y usted tampoco, estoy segura.
HOVSTAD. —No, por de contado; harto le consta a usted que no sé inglés.
PETRA. —Pues bien: a ver si me encuentra usted otra; sinceramente, me parece que ésta no le va a La Voz del Pueblo.
HOVSTAD. —¿Por qué dice usted eso?
PETRA. —Contraría las ideas de ustedes.
HOVSTAD. —¿Y qué más da?
PETRA. —No quiere usted percatarse. Esa novela intenta demostrar que hay un poder sobrenatural que favorece a los que llama buenos y los recompensa, y que indefectiblemente castiga a los que llama malos.
HOVSTAD. —Pero ¡si ésa es una tesis encantadora! Por añadidura, está muy dentro de los gustos del pueblo.
PETRA. —Entonces, ¿no tiene ningún reparo en ofrendar esa obra a sus lectores? Adivino, con todo, que usted no lo cree así y sabe muy bien que en la vida real no ocurren las cosas de ese modo.
HOVSTAD. —Exacto. Pero un director de periódico no puede hacer siempre lo que se le antoje. Cuando se trata de cuestiones tan poco trascendentales, hay que inclinarse ante la opinión del público. Por el contrario, la política ——y ésa sí que es la cuestión más trascendental del mundo, al menos para un periódico—— debe llevarse con habilidad, halagando al público para conseguir que acepte las ideas liberales y progresistas. En cuanto los lectores se encuentren en el diario con una historia moral como ésa, se tranquilizarán y acabarán aceptando las ideas políticas que publicamos junto a ella.
PETRA. —¿Es usted capaz de emplear tamaños trucos para captarse a sus lectores? En tal caso, semejaría una araña que está al acecho de su presa y la atrae con ardides. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com