A filha do meio kilo (fragmento)Francisco de Assis Almeida Brasil

A filha do meio kilo (fragmento)

"Ricardo paraba su coche en la estrafalaria tienda de medio kilo, cuyo peso en realidad no era ése... No compraba aguacates. En realidad lo que quería era charlar con Cotinha. Todo el mundo, incluso los zagales, decían que Cotinha estaba perdidamente enamorada del seminarista, un hombre con barba sumamente respetado por las diferentes familias. La díscola Cotinha nunca se conformó con escoger para sí un hombre de su nivel. ¿Cuántos enamorados estarían dispuestos a seducirla en el mercado? Le resultaba imposible olvidarse de su sermón, ya que Parnaíba había optado por dirigir su mirada a un lado y yo sentía aquello como si en mi mente hubiera sido trazada a fuego una gran cruz. Aquél podía ser considerado el camino de Satanás. ¿Si he recibido tus cartas? Y de nuevo insistía. ¿Has recibido mis inmorales cartas, hija mía? Nunca recibí en mi vida ese tipo de cartas vituperables. Mi palabra no era suficiente para él. La acerada duda continuaba hasta una nueva confesión reivindicativa. No estoy pecando contra mi alma leyendo cartas inmorales. ¿Si he cometido alguna atrocidad? No debería dudarse de la honestidad de una mujer de forma tan inhumana. ¿Has llegado a sentir el odio de tus propios padres? Tenía ganas de llorar, de gritar, desamparada. Qué desilusionada me sentí en mi primera comunión. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com