El alférez real (fragmento)Eustaquio Palacios

El alférez real (fragmento)

"Don Manuel había partido llevando a Pedro por único compañero.
Las señoras manifestaron a Don Juan Zamora deseos de ir a bañarse al río Pance, porque ya había entrado el buen tiempo con el mes de Junio y habían cesado las lluvias. Don Juan dio las órdenes del caso a Daniel y a Fermín, para que prepararan las bestias, lo cual fue obra de un momento. A las diez montaron las señoras con los tres escuderos Zamora, Daniel y Fermín y fueron saliendo por la puerta de golpe al llano, en bulliciosa algazara, en dirección al río Pance.
El día estaba magnífico; el sol en ese mes se encuentra muy al Norte, brilla mucho y quema poco; no marchita la grama ni los árboles, ni merma el caudal de los arroyos. El aspecto de esa comarca era bellísimo, como lo es siempre; y para Daniel e Inés, felices con la confidencia que se habían hecho de su mutuo amor y que había descargado sus corazones de un gran peso, el paisaje era verdaderamente encantador.
Al salir de la casa tenían que subir por un plano ligeramente inclinado hasta llegar al lomo de la colina que desprendiéndose del pie de la montaña baja suavemente hasta morir cerca del río Cauca. Al llegar a ese lomo debían descender por la otra pendiente hasta llegar al río Pance. Todo el camino era a lo más de una hora.
Cuando coronaron el lomo de la colina, se detuvo Daniel que iba adelante, para hacer notar a las señoras la belleza del paisaje. La hacienda se presentaba a sus ojos en toda su extensión, en pintoresco panorama, con sus variados aspectos. Del punto en que se hallaban, mirando al Occidente se percibía toda la colina cubierta de césped e igual en su larguísimo declive como si fuera obra de albañil; ni una cabaña, ni un árbol, ni una mata impedían que los ojos la exploraran íntegra, desde su origen hasta su término, desde el monte al llano. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com