El enemigo (fragmento)Efrén Rebolledo

El enemigo (fragmento)

"Gabriel palpaba esta verdad en sí mismo, y respecto del más cruel de los instintos: el instinto del sexo.
Aunque se había consagrado a Clara; aunque en su ansia de ideal había encamado en ella su aspiración; como el impulso era vago, intermitente, apenas se alejaba unos días, la olvidaba asediado por perturbadoras figuraciones; víctima de su apetito en vela como un ojo abierto, alerta como un oído aguzado, en alarma cuando percibía un cuerpo hermoso de mujer, un lindo pie, o un contorno mal velado.
En ocasiones se alejaba punzado por un remordimiento; creyendo que hacía mal exaltando así el espíritu de aquella niña; jugando con su corazón absolutamente inerme y confiado.
Mas, ¿no era el filtro de desaliento y volubilidad que había bebido en la fuente misma de la raza el que lo abatía y el remordimiento sólo una excusa para disculpar su cansancio?
Sea como fuere, se alejaba por algún tiempo, y volvía a sus antiguas costumbres; a ver pasar la existencia inútil; a mirar deslizarse el río negro y perezoso, como en sus periodos de decaimiento; o a entregarse furiosamente al placer para divagar su espíritu, descontentadizo como si hubiera agotado la vida y gastado como si hubiera vivido siglos de siglos.
Pero lo entristecía el placer; lo irritaba el roce con la gente, y echaba de menos su aislamiento, porque sólo en ese claustro de soledad y excogitación podía trabajar y conocerse a sí mismo; fortalecerse y ascender; y porque nada más allí estaba cerca de Clara, cuyo amor debía ser su estímulo y su redención.
Y volvía: encontrando abiertas siempre las puertas de la casa de sus amigas, y a Clara con una sonrisa que iluminaba como una aurora su rostro demacrado por tanto olvido y tanta ausencia.
Entonces se portaba como nunca. Se mostraba arrepentido y triste, y se pasaba las horas en casa de Doña Lucía, oyéndola relatos de su juventud; o sintiendo vagas tristezas cuando tocaba y cantaba Julia; o charlando largamente con la bulliciosa Genoveva que lo había extrañado mucho en los días que no lo había visto.
Sentíase como en una atmósfera de beatitud; del mismo modo que si renaciera a otra vida; y melancólico, con un surco de tristeza en la frente, pasaba aquella especie de convalecencia espiritual, aspirando el aire de aquella casa donde se le entraba el deseo de ser bueno; objeto de mil solicitudes por todas; adquiriendo fuerzas y curado al fin por los ojos y las palabras de Clara, que resplandecía de amor y de caridad.
Restablecido por completo, volvía a su trabajo con más ahínco; le pagaba a Clara sus atenciones haciendo su voz más cariñosa; hablándole de sus ejercicios devotos; preguntándole si había rezado por él; y en aquellos instantes ambos eran felices: Gabriel porque la veía amorosa y abandonada, aquel hombre satisfacía, sin que su candor y ella porque la presencia de aquel hombre satisfacía, sin que su candor lo advirtiera, su necesidad de amar de virgen núbil y pudorosa. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com