Ali y Nino (fragmento)Yusif Vazir Chamanzaminli

Ali y Nino (fragmento)

"Por el pueblo pasaban mujeres y niños en fila india. Tenían rostros cansados y distendidos. Venían de muy lejos. En la mano llevaban sacos pequeños. Los sacos iban llenos de tierra y estiércol. Apretaban la tierra contra el pecho como si fuera un valioso tesoro. Habían ido a buscarla a valles lejanos y habían dado a cambio ovejas, monedas de plata y telas. Querían cubrir las duras rocas de su patria con la valiosa tierra y que del suelo miserable crecieran cereales para alimentar al pueblo.
Los campos colgaban torcidos sobre el abismo. Las gentes bajaban resbalando hasta los pequeños terrenos asidos a una cadena. Manos concienzudas esparcían la tierra con cuidado sobre el suelo rocoso. Construían toscos muretes sobre los futuros campos para proteger del viento y de los aludes su fina capa de tierra fértil. De este modo surgían campos de cultivo entre las desgastadas rocas afiladas de Daguestán. Tres pasos de ancho por cuatro de largo. La más preciada posesión de este pueblo de las montañas. Muy de mañana los hombres salían al campo. Los campesinos rezaban mucho rato antes de inclinarse sobre esta tierra buena. Cuando hacía mucho viento, las mujeres traían mantas y las extendían sobre la valiosa tierra. Acariciaban las semillas con sus finas manos morenas y cortaban los escasos tallos con pequeñas hoces. Abrían las semillas y hacían panes planos y alargados. En la primera hogaza escondían una moneda, el agradecimiento del pueblo por la maravilla de la cosecha.
Iba paseando a lo largo del murete del pequeño campo de cultivo. Allí arriba, entre las rocas, iban las ovejas dando traspiés. Llegaba en un carro de dos ruedas un campesino con ancho sombrero de fieltro blanco. Las ruedas del carro chirriaban como los gritos de un recién nacido. El ruido estridente se oía desde muy lejos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com