El aula (fragmento)Hermann Kant

El aula (fragmento)

"Porque si de alguna manera fuera capaz de atreverme a formular un consejo, habría de sopesar la circunstancia de la ignorancia de los demás. Yo mismo he cometido ese error infinidad de veces y lo he pagado con creces. ¿Cómo habría actuado hace diez años? Debería considerarlo, enfrentarme al dilema desde diversos puntos de vista, como si, incluso, nunca fuera capaz de dar con la respuesta adecuada y, probablemente, terminaría por decir que lo divertido no es otra cosa que no somos más que un periódico bajo el dintel comunista y que todavía hoy en día esa rémora podría perjudicarnos en un interrogatorio de apenas un cuarto de hora. El imperialismo, el capitalismo, la corrupta burguesía, el amanecer de un futuro más esperanzador para los proletarios del mundo, la cuestión tácita de la absoluta depauperación, la expropiación, la existencia o la inexistencia de Dios. El hecho es que no tendríamos la más mínima posibilidad ante tribuna alguna en relación a fines similares a éste. Hoy soy capaz de entenderlo todo con más claridad. Hoy soy plenamente consciente. Es mejor que nadie venga aquí con la intención de salvar mi alma. ¿Acaso me convertiré ahora en un prosélito? En realidad sólo desean pulsar mi opinión y, de algún modo, sentir que pueden contar conmigo.
Nos hemos vuelto calculadores en extremo y queremos controlar los detalles más ínfimos sobre los que se asientan las bases de nuestras convicciones más firmes, pero si se desvelara su verdadera naturaleza y su socialista condición, entonces serían totalmente incrédulos con respecto a nosotros y al sometimiento de las leyes que nos fueron inculcadas. Por así decirlo, el producto del incremento de la fuerza es directamente proporcional al peso de la carga. El conocimiento mismo de lo pensamos, hacemos y dejamos de hacer compromete la oscilación de todo ese movimiento que con razón, y en puridad, trata de evitar el cataclismo. Pero sabemos que en el fondo la realidad no puede ser domeñada con palanca alguna. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com