Clases de baile para mayores (fragmento)Bohumil Hrabal

Clases de baile para mayores (fragmento)

"Al jefe de la estación de Libice, el aire le arrancó el nombramiento de las manos, lo cual le impidió ponerse el uniforme nuevo, hasta que dos semanas más tarde se encontró dicho nombramiento cinco estaciones más adelante, cuando una mujer, que iba andando por las vías del tren, para llegar antes a casa, llevando parte de una matanza de cerdo, fue arrollada por un expreso, y el arroz de las morcillas le salpicó en la cara al jefe de la estación vecina… y además hay mucha gente trabajando sobre las vías, empleados guardabarreras que viven en sus casitas, rodeadas de campos, a los que de noche nadie puede ver, mientras que ellos no dejan de lustrar sus zapatos y limpiar sus uniformes, y se cuadran junto a las barreras bajadas, saludando, y va un expreso y pasa de noche a su alrededor, salpicándoles y llenándoles de polvo, sin que nadie se fije en ellos, que, a pesar de todo, se mantienen en posición de firmes, saludando al tren: la gente de este talante son vestigios del Imperio, por ello mismo Lukas, el inspector jefe, no acostumbraba a propinar ni golpes ni castigos… en cambio, Zelikowski, que era un cerdo, golpeaba a los soldados y mandaba que los ataran a los árboles, sobre todo a los suboficiales, para que todos se enteraran bien de cómo deben estar las cosas cuando él pasa a caballo, y el ejército tiene que desplegarse por los flancos y en cuña, e inmediatamente después en doble falange y formar en cuadro para, a continuación, romper filas, como gorriones a los que se ha pegado un tiro, y de nuevo volver a formar… y el general levantaba el sable mirando al cielo, y los oficiales debían de saber qué significa eso, porque un general no va a dar órdenes a voz en cuello a dieciséis compañías, lo mismo que un director de orquesta no les va a gritar a los músicos. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com