El excomulgado (fragmento)José Giovanni

El excomulgado (fragmento)

"La llegada de los negros a la ciudad se produjo tan rápidamente que no planteó un problema inmediato entre los delincuentes, de modo que no les prestaron atención al principio.
Enseguida la presión se hizo muy fuerte. Primero aparecieron dos, luego tres, a continuación cinco y, por último, seis a la vez. En grupo, como buenos chicos, desocupados y con el bagaje de su experiencia de gánster en Estados Unidos.
Estos muchachos valientes no eran negros de Senegal, sino un producto de Harlem, con aspecto informal y atlético.
Los problemas empezaron a causa de las mujeres. Se consideraban mejores que los blancos que explotaban a las mujeres en la ciudad, y no comprendían por qué estas no preferirían la protección de los más fuertes. Así que fueron a visitar los burdeles como dándose un paseo. Para tantear el terreno.
Los chulos se pusieron de acuerdo. La sola presencia de los negros en un burdel, una noche, echaba a perder el negocio.
No hacían ruido. Miraban.
Iban a todos los sitios y volvían al punto de partida. La casa pertenecía a uno de Toulouse. La dirigía su favorita, una mujer madura, muy bonita, y el de Toulouse quería a su mujer. Entre los negros, había uno que destacaba por la altura. Siempre se levantaba el primero para dar la orden de retirada y, al llegar, parecía que elegía la mesa o el rincón donde se sentaban. Por la noche, siempre se les veía en grupo. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com