El Buscapié (fragmento)Miguel de Cervantes

El Buscapié (fragmento)

"Tus ruegos, las leyes de amistad y mi condición me convidan tan dulcemente a escribirte, que yo no te podría honestamente rehusar el placer que tú piensas recoger de mi pluma, sin negar a mí mismo el que yo recibiré en este oficio, pues él te puede hacer conocer mi ánimo que jamás es diferente a mis acciones exteriores. De suerte, amigo Lucidoro, que yo no sé cuál de los dos será el más contento: tú de ver tu ruego cumplido, recibiendo mis cartas, o yo de ver satisfecha mi afición en escribírtelas. Pero todavía por no disputar ni porfiar esta ventaja, tú por los derechos de tu discreción, y yo por los títulos de amistad, dividiremos este contento a nuestros corazones; pues que la causa era dividida y repartida igualmente a nuestros deseos a la hora que habemos presupuesto de conferir juntos por esta conversación espiritual, ya que nuestras fortunas, apartando nuestras personas, han hecho en esta conversación la vista más necesaria que el oído. Yo te mostraré, pues, libremente mi franqueza y libertad, y no te encubriré nada de lo que yo querría decir a un amigo perfecto; y pues tú tienes este nombre y tus obras te hacen digno de él, yo no tendré ningunos pensamientos que no te los comunique, excepto los que la modestia detendrá en mi alma; porque en esto deseo que ella tenga también el poder de hacerme callar, como la amistad de hacerme hablar, según que el interés de lo uno y de lo otro me encomendarán el silencio o la palabra. Seráme gran ventaja, Lucidoro, que tú sepas ya la propiedad de mi natural, que es sin arte por mi ignorancia y sin artificio por mi llaneza, por quien tú excusarás la simplicidad de mis discursos, y no me culparás de fingido. Y así, el conocimiento que tienes de la flaqueza de mi espíritu y de la fuerza de mi afición, no solamente me quitará el temor de recibir alguna reprensión de ti, mas antes me hará esperar que alabarás el designio que tengo de aplicar a este ejercicio lo más de mi cuidado y del ocio que el mundo da a la mayor parte de los hombres. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com