Bami sin sombra (fragmento)Fernando Aramburu

Bami sin sombra (fragmento)

"El gobierno decretó, entre otras medidas todavía vigen­tes en la actualidad, el cierre inmediato de la frontera con la Bladia y la suspensión de todos los convenios económicos y culturales entre ambos países, así como el fin del acuerdo de 1978 que preveía la total desmilitarización de los montes de Ayueltu.
Al conocerse la tragedia, el país entero hirvió de indigna­ción. La noticia llegó al pueblo de Bami cuando hacía unas cuantas horas que había pasado de largo el primer convoy y a lo lejos se oía acercarse el siguiente. El anciano cura se llevó a los colegiales a la iglesia, salvo a los siete u ocho que se le desparramaron por el camino sin que él se diera cuenta. Y mientras los pequeños, repartidos por los bancos, desgrana­ban oraciones y se aburrían escuchando pasajes de las Sagradas Escrituras leídos por el cura desde el pulpito con voz monótona, fuera, en el centro de la plaza, los adultos desahogaban su furia patriótica reclamando venganza a grito pe­lado. Con las campanadas de las seis, el alcalde ordenó que sacaran a los niños de la iglesia para que vieran cómo ardía un pelele hecho con ropas viejas rellenas de paja que repre­sentaba al presidente de la República de la Bladia.
Bami recuerda asimismo que por la noche ella y sus padres permanecieron hasta muy tarde despiertos en la cocina, con las caras cercanas al aparato de radio. Cada dos por tres su madre auguraba en tono lúgubre el comienzo de una nueva guerra. Su padre no decía ni sí ni no. De cuando en cuando se echaba un poco de vino en el vaso y de pronto, después de un trago, se quedó dormido con la boca abierta.
Otra mañana, la maestra explicó a los alumnos, con palabras fáciles y dibujos en la pizarra, que al final los gobiernos de las dos naciones «que se juraron aversión eterna», según reza la copla popular, se habían limitado a un pimpón de acu­saciones y amenazas, al anuncio de represalias y a la cancela­ción de la enésima tentativa de intercambiar embajadores por primera vez en la historia. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com