Armonía (fragmento)Walter Piston

Armonía (fragmento)

"Cualquier página de música que observemos mostrará numerosas alteraciones: sostenidos, bemoles o becuadros. Éstas indican alteraciones cromáticas de las notas de la escala diatónica. Ya sabemos que estos signos cromáticos no significan necesariamente que haya tenido lugar una modulación. Algunas de estas alteraciones son necesarias para indicar los grados sexto y séptimo elevados en el modo menor armónico. Otras son notas extrañas cromáticas, como una nota de paso entre dos grados: diatónicos de la escala, o una bordadura actuando como sensible momentánea de una nota principal.
Muchos signos de alteración proceden de la preferencia de los compositores por el sonido de la armonía de dominante frente a otras funciones armónicas, una preferencia que prevaleció hasta finales del siglo XIX. Junto a la propia función de dominante de la tonalidad principal, el principio de la nota dominante secundaria, que habíamos introducido en el capítulo 5, es el más importante generador de la armonía de dominante. Este principio amplía el ámbito de colores armónicos al añadir nuevas notas, y por tanto nuevos acordes; por otra parte, también incrementa el sentido de la dirección y del movimiento en la progresión armónica. En su forma más extendida produce un esquema armónico secuencial en el que cada acorde resulta la dominante del siguiente.
De la observación de esta práctica se puede extraer la siguiente regla: cualquier grado de la escala puede estar precedido por su propia armonía de dominante sin debilitar la tonalidad principal.
Estos acordes de dominante temporales, han recibido diferentes denominaciones. La designación dominante secundaria en este libro refleja la opinión de que el término describe por completo su función. Los acordes para los que funcionan como dominantes secundarias reciben el nombre de tónicas secundarias y, por tanto, realizan una tonicalización. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com