El espectro de Alexander Wolf (fragmento)Gaito Gazdánov

El espectro de Alexander Wolf (fragmento)

"A mí me interesaba todo lo relacionado con ella y hubiera querido saber cómo había transcurrido su vida hasta nuestro encuentro.
En verdad, ella tenía una especie de lentitud psíquica que no parecía concordar ni poco ni mucho con la rapidez y la precisión de sus gestos, la firme seguridad de su andar o la prontitud de sus reflejos físicos. Sólo en las circunstancias que requieren la reunión y la actuación simultánea de las partes espiritual y material —en el amor, por ejemplo—, se rompía la armonía, en cualquier otro caso perfecta, de su ser. En ese quiebre accidental parecía haber algo que la hacía sufrir. Quedaba justificada por completo la sensación de falta de unidad que producía el ver reunidas en una misma cara una frente de línea tan pura y una boca de sonrisa tan sensual. Existía un divorcio indiscutible entre su cuerpo y su alma, y ésta se arrastraba con lentitud y dificultad, remolcada por su envoltura carnal. Si hubiera podido verse libre de esa cadena, sin duda habría sido dichosa. Amarla exigía un esfuerzo constructivo incesante. Jamás hacía nada para provocar una u otra reacción, nunca se preocupaba del efecto que podían producir en función de ella misma; su actitud frente a otro sólo podían determinarla y definirla tanto una atracción fisiológica tan irreprimible como la necesidad de comer o de dormir, como una especie de necesidad psíquica parecida a la que experimenta la mayoría de los seres humanos, pero en ningún caso ella había hecho nada que no fuese exigido por el deseo, por la afición suya de ese momento. Los deseos de los demás no le importaban más que en la medida en que podían coincidir con los de ella. Casi desde el principio me asombré al ver lo poco que le preocupaba lo que pudiera pensar de ella su compañero. Le gustaban, con devoción fría y decidida, las sensaciones peligrosas y fuertes. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com