El donador de almas (fragmento)Amado Nervo

El donador de almas (fragmento)

"Si Napoleón no hubiese vacilado una hora en Waterloo, no habría sido ven­cido.
Un solo instante de vacilación en los Momentos solemnes de la vida tiene reso­nancias formidables.
El doctor vaciló ese instante, cuando Alda le conjuraba a que buscase un cuer­po en que encarnarla, y las consecuen­cias fueron fatales.
Hay que decirlo, aun cuando el lector pierda la ilusión por el héroe: Rafael Antiga era un filósofo, lo peor que se puede ser en este mundo.
La naturaleza, que bien pudo darle una verruga o un lobanillo, tuvo a bien do­tarle de una bien calibrada cavidad craneana, repleta de sesos de calidad, y ahí estuvo el mal.
De otra suerte, el doctor habría poseído una noción exacta de la existencia; ha­bría sido un hombre práctico; habría esquivado las relaciones con Andrés —el desequilibrado más genial que se haya visto en México— y Alda no estaría don­de estaba, ocupándole sin pagar renta, la mitad del cerebro.
Pero Dios ordenó las cosas de distin­to modo, y Rafael, que pudo ser un hombre de provecho para la humanidad, aba­rrotero, calicot, prestamista, licenciado, empleado, clubman o algo por el estilo, desde muy temprano se engolfó en los li­bros, se vistió de teorías, viajó por Uto­pía, y cuando estaba al borde del abismo, Andrés le hundió en él, como Miguel a Satán.
Andrés y Rafael fueron condiscípulos. Como eran los únicos cerebros destorren­tados en la escuela, se comprendieron luego.
Andrés era pobre y Rafael era rico.
Andrés era poeta y Rafael era filósofo.
Andrés era rubio y Rafael era moreno.
¿Sorprenderá a alguien que se hayan amado?
Sin Rafael, Andrés se hubiera quedado por algún tiempo en la sombra; pero Rafael le hizo surgir a la luz. Le editó un libro que se intitulaba El poema eterno, y el cual fue traducido al francés, al in­glés y al alemán, y se vendió en todas partes y en todas partes fue conocido, me­nos en México, donde sirvió de hipódro­mo a las moscas en los escaparates de Bouret, de Budin y de Buxó, las tres bes de donde, como de tres pares de argollas, se hace la pobre esperanza de lucro de nuestros autores.
No contento con esto, Rafael editó un segundo libro de Andrés: El reino inte­rior, novela simbolista que Beston publicó —according to the Spanish edition— es­tereotipada y en tomos muy feos, pero que circularon por todo el orbe.
Pronto Andrés escribió en español como escribe Armando Palacio Valdés: para dar pretexto a que lo tradujeran al inglés y al francés.
Los yanquis le pagaban a peso de oro —American gold— sus cuentos, sus nove­las, sus artículos, y fue célebre sin que México, que estaba muy ocupado en las obras del Desagüe, se diese cuenta de ello.
Dice Bourget, tomándolo de no sé dón­de, que por raro que sea un amor verda­dero, es más rara aún una verdadera amis­tad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com