El subterráneo (fragmento)Sophia Lee

El subterráneo (fragmento)

"Apenas quedamos solas, cuando la atrevida presunción de Williams fue el primer castigo de nuestra vergonzosa humillación, y fue contra mí misma contra quien se manifestó con especialidad: todas las facultades de mi alma se opusieron á las complacencias que tú exigías de mí, las que no sirvieron sino para fortificar el desprecio que principiaba a señorear a los demás afectos: la llegada de Milord nos libertó del cruel apuro en que nos hallábamos; pero el modo con que se deshizo del malvado, me pareció imprudente, y demasiado lo experimenté en adelante.
El verdadero y el único medio de acabar todos nuestros temores, ni siquiera una sola vez se ofreció a su idea; esto es, descubriendo su casamiento, lo que habría podido hacer entonces sin correr mucho peligro de ofender a Isabel, cuyo corazón entorpecido no era susceptible ya de una pasión vehemente, y especialmente en un tiempo en que la vista del Duque de Anjou llenaba enteramente su alma de vanidad y orgullo. Pero el interés de Milord era desbaratar este proyecto de alianza, y todas sus pasiones se humillaron siempre delante de este ídolo: dejemos nuevamente trabajar en nuestros tapices, y cuando hubo verificado su proyecto favorito, dejó que la Reina llorase la pérdida de este ilustre amante, y vino a Kenilworth a divertirse. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com