La canción de nosotros (fragmento)Eduardo Galeano

La canción de nosotros (fragmento)

"En las paredes se veían colgadas disciplinas de diferentes materiales, algunas sogas anudadas y no pocas tiesas con la sangre; otras de cadenas de alambre con puntas y ruedecillas como las de las espuelas, éstas también manchadas de sangre; cilicios de tejidos de alambre con puntas salientes, como de un octavo de pulgada, cubiertos con cuero por el exterior y provistos de cordeles para amarrarlos. Los había de diversos tamaños, para la cintura, los muslos, las piernas y los brazos. Las murallas también se veían adornadas con camisas de crin, para usar después de la flagelación, huesos humanos con una cuerda a cada extremo para amordazar a los que hablaban más de lo necesario y mordazas destinadas al mismo objeto, hechas con dos pedazos de caña atados en los extremos, que abriéndolas en el medio, al ponerlas en la boca, y amarrándolas detrás de la cabeza, como las de hueso, apretaban la lengua con gran fuerza.
En un cajón había muchas argollas para los dedos, hechas de pequeños pedazos de hierro en forma de semicírculos o medias lunas, con un tomillo en uno de sus extremos, de manera que, colocándolas en el sitio adecuado, se podían apretar todo lo que se quisiera, aún hasta el punto de reventar las uñas y romper los huesos. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com