En mi país desconocido (fragmento)Hans Fallada

En mi país desconocido (fragmento)

"Empezaron a gritar, pero yo me mantuve en mis trece. Soy capaz de trabajar con mucha rapidez, puedo darme prisa como casi ninguno, pero no puedo hacer milagros. Y no tengo el don de escribir historias para películas cortas. Sólo puedo crear cuando puedo describir, cuando dejan que me explaye. Tenía que escribir para ellos una novela desarrollada del todo, que su gente especializada debería retrabajar. Un procedimiento algo prolijo, pero necesario a causa de mis capacidades.
Así que ya tenía el encargo, y tampoco podía dedicarme a él con total despreocupación, porque nunca había visto la película Cabalgata. Naturalmente que debía darme prisa, naturalmente que de nuevo se trataba de demasiado trabajo, naturalmente que la buena de mi mujer asistió a mis comienzos con algo de miedo y temió que me colapsara totalmente, pero yo lo conseguí, y puntual hasta el último minuto, sí, incluso dos días antes lo entregué. Mientras tanto se había producido un contratiempo realmente de película: R. me llamó y me informó de que ya habían cesado al dir. Fr. Eso tendría sin duda consecuencias para mi película, sólo tenía que esperar. Gracias a Dios que no caí en la tentación y realmente dos o tres días después me llamó el dir. Fr. en persona y me preguntó preocupado por el desarrollo de mi trabajo. A mi sorprendida pregunta de que a él ya lo habían despedido, me respondió riendo: ¡sí, así era, pero había vuelto! No supe más de esa revolución palaciega en la casa Tobis y tampoco sentía deseos de saber más. ¡Mucho más que en la literatura y el teatro en el cine todo puede cambiar de la noche a la mañana! Quien ahora mismo está en lo alto, ya ha caído; los proyectos sacados adelante a toda costa ya están pasados: todo centellea, por lo tanto también el cine. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com