El rector de Justin (fragmento)Louis Auchincloss

El rector de Justin (fragmento)

"El dinero comprometido por el señor Tanager llegó al mes siguiente, por un valor que doblaba la cantidad que le había pedido, y el magno trabajo de captación de fondos al fin se dio por terminado. A lo largo de los dos años siguientes se construyeron los nuevos dormitorios, la capilla, el gimnasio, los frontones, las alas nuevas del edificio de la escuela, la enfermería, y seis nuevas casas para profesores, de modo que en 1910, Justin Martyr ya tenía prácticamente el mismo aspecto que luce hoy. Se doblaron el claustro y el número de alumnos, y Francis Prescott dio un gran paso hacia el decanato de los directores de colegio de Nueva Inglaterra.
El nuevo colegio, ampliado, era más democrático que el antiguo. Justin Martyr nunca tuvo el aura de esnobismo que han padecido Groton y St. Mark’s. Bien dotado de becas, acoge a muchos chicos de procedencia humilde, así como a los hijos de viejos y nuevos ricos. Mi propia labor a la hora de suscitar el interés por el colegio de algunos de los nuevos magnates de la industria ha hecho crecer su tesorería más allá de la de cualquier colegio comparable. La reputación de Justin es de cierta exigencia, tanto en deportes como en estudios. Es conocido por no tolerar alegremente a los payasos. Quizá ha sido un poco severo, pero no se puede tener todo. El colegio tomó su nombre del erudito y mártir que intentó conciliar el pensamiento de los filósofos griegos con las enseñanzas de Cristo. Para Prescott, no eran unos humildes pescadores que tenían fe y nada más.
Shelley Tanager se graduó el año después de la expulsión de Max Totten, pero lo hizo por uno solo de sus rubios pelos. Luego se dedicó a emborracharse en Harvard hasta que murió prematuramente, pero en sus mayores borracheras, poco antes del fin, solía contar historias extrañas, y había una en concreto, sobre un amigo que se sacrificaba por otro, que llegó hasta mis muy atentos oídos. Había dos versiones. En la primera, el amigo era una especie de Sidney Carton que cancelaba su deuda con el padre de su compañero de cuarto asumiendo una mala acción de éste. En la otra versión, el amigo era una criatura siniestra que utilizaba lo que parecía un sacrificio personal para sustituir a su compañero de cuarto en el afecto de un padre millonario. Confieso que mi primera reacción ante la noticia de la muerte de Tanager fue de alivio, por haberse secado la fuente de esos rumores. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com