El Hotel New Hampshire (fragmento)John Irving

El Hotel New Hampshire (fragmento)

"Eso es lo que de verdad me fastidia. Que Frank nos lleve a todos a la escuela, que hable con los conductores de autobuses, que haga los pedidos en los restaurantes, que atienda todas las llamadas telefónicas. Ahora que por fin voy a ir al extranjero no quiero depender de él.
Pero Frank pareció florecer con los preparativos del traslado a Viena. Sin duda le estimulaba que le hubiesen dado una segunda oportunidad con Patético, pero también parecía auténticamente interesado por estudiar Viena. Después de cenar nos leía en voz alta extractos selectos de lo que denominaba «la flor y nata» de la historia vienesa; Ronda Ray y los Urick también asistían a sus lecturas... lo cual resultaba extraño, porque sabían que no irían a Viena y su futuro con El Acto de Fritz estaba poco claro.
Después de dos meses de lecciones de historia, Frank nos hizo un examen oral sobre los personajes interesantes que pululaban en Viena en la época del suicidio del príncipe heredero en Mayerling (y que Frank nos había leído antes con todo detalle, sacando lágrimas a Ronda Ray). Franny afirmó que el príncipe Rodolfo se estaba convirtiendo en héroe de Frank «a causa de su vestimenta». Frank tenía retratos de Rodolfo en su habitación: uno en traje de caza (un joven de cabeza delgada y con un bigote enorme, envuelto en pieles y fumando un cigarrillo grueso como un dedo); otro de uniforme, en el que lucía la Orden del Toisón de Oro, con la frente tan vulnerable como la de un bebé y la barba afilada como una espada. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com