El protector (fragmento)Henry James

El protector (fragmento)

"Esta apasionada explosión, causada en igual medida por una ambición herida y por un amor propio dolido, fisuraron la esforzada lealtad de Nora hacia su amigo. El sentimiento que tenía por su pariente, un sentimiento de absoluta propiedad (el instinto del afecto voluntario incidiendo más placenteramente de lo que ella reconocía en la difusa conciencia de cierta dependencia) se había convertido en su corazón en una especie de arrebato supremo. Ella no quería cuestionarlo ni ponerle fin, pero sabía que mientras durase aquello, podía ser muy placentero. La desconfianza de Roger era sin duda cruel; pero más aún lo era que éste la usara con el pobre George. Sabía, sin embargo, que dos hombres exasperados se enfrentaban por culpa de ella a sus espaldas, y su primer deseo era evitar una explosión. Se juró despachar a Fenton al día siguiente. Por esta mera concesión, Roger perdió puntos en la ternura que sentía por él Nora; y George, en cambio, se hacía con el halo del perseguido. Entretanto, los celos irritados de Roger alcanzaron el paroxismo. La velada después de la pequeña escena que he narrado, la joven pareja estaba sentada junto al fuego en la biblioteca; Fenton en un taburete a los pies de su prima sujetándole un ovillo de lana, mientras Nora le devanaba la que usaría para tricotarle las odiadas zapatillas. Roger había estado observando ceñudo por encima de la tapa un libro el intercambio de cumplidos, y fue incapaz de domeñar su gran turbación; salió de la habitación con un paso de lo más elocuente. Se oyeron al poco sus pasos en la galería, arriba y abajo, invocando que la calma de la bóveda estrellada pudiera aliviar su estado de nervios. "


El Poder de la Palabra
epdlp.com