El Pájaro Speed y su banda de corazones maleantes (fragmento)Rafael Chaparro Madiedo

El Pájaro Speed y su banda de corazones maleantes (fragmento)

"No sé. Pasaron muchas cosas. Pasaron las navidades, pasaron los regalitos envueltos en papel verde y rojo, pasaron los helados de vainilla, los parques y de pronto quedé enfrente del vacío, Mierda. El tiempo que estaba envuelto en papel de regalo se había ido a otra parte. Entonces los días empezaron a ser diferentes. Me empecé a sentir así, como un asfalto.
La vida se convirtió en eso, en el ruido de una vitrina que estallaba por un disparo y entonces los pulmones y los ojos y la geografía de mis manos se me llenaron de pólvora y mierda, me levantaba en las mañanas, me miraba las téticas al espejo, inspeccionaba mi espectro difuso en el cristal y sentía cómo si me fueran a arrestar y tal vez la única opción que me quedaba era salir corriendo hacia la nada, correr por las calles, romperme, desconectarme, arrancarme el pelo, escupirle a la gente, cortarme las venas, botármele a un bus, gasolina gasolina gasolina.
Todo comenzó un viernes. Iba rajada en trigo, la física me sabía a mierda y en general los profesores me parecían lechugas mal envueltas. Había concertado una cita con Lucy
Dinamita. Un plancito lo más chévere. Íbamos a formar una banda de chicas renegadas. La idea me pareció lo más bacana y full. Me puse la chaqueta de mi hermano, la llené de cigarrillos, algunas pastillas, fósforos y me eché a rodar por las calles. Llovía. El pavimento estaba húmedo y el aire traía un perfume extraño, el perfume de la lluvia y la desolación, el aroma incierto de mil mujeres con el pelo mojado a la orilla de una fogata, La ciudad se estaba moviendo. Se torcía como una cerda en calor que anillaba en la oscuridad. Los rostros de la gente me llegaban a través de las ráfagas de las haces. La ciudad era una chispa demente en medio de la pradera de la oscuridad. "



El Poder de la Palabra
epdlp.com